Carta a quien (buenamente) corresponda

Miren, supongo que me perdonarán que no conozca (de manera fehaciente) la identidad de la persona a la que debo de dirigir mis palabras pero, como espero que sean capaces de percibir tras la lectura de esta carta, el motivo es lo suficientemente bondadoso como para que ese simple detalle no deje en el olvido mi propósito

Los ataques de pánico

¿Qué es la ansiedad? La ansiedad es una emoción natural en el ser humano, como lo son también el miedo, la sorpresa, la alegría o la ira, por poner algunos ejemplos. Es una reacción normal...

Aprendiendo a decir NO

Algunos artículos atrás hablamos de P. y su incapacidad para poder decir que NO en aquellas situaciones en las que deseaba hacerlo. Hoy retomamos recordando los tres estilos que predominaban en el continuo de la comunicación con los demás para poder explicar mejor las estrategias que podríamos llevar a cabo para mejorar nuestra “salud social”

“Siempre he buscado la penumbra para guarecerme”, por Miguel Ángel Bernao

Siempre he buscado la penumbra para guarecerme, no me ha importado arañar los espejos

Hijo, papá y mamá se van a separar: Cómo explicar el divorcio a los...

Nuestra sociedad y con ella el concepto de familia, ha evolucionado a lo largo de los tiempos. Esta transformación se refleja en los núcleos familiares donde, actualmente, tienen cabida parejas de hecho, familias clásicas,...

Gracias Cines La Dehesa, por Inés M. Losa

Una señora se acerca sonriendo y nos da las gracias, comenta lo mucho que le gustó y se ruboriza al confesar que se le escaparon unas lágrimas. Le digo que el agradecimiento es mutuo pues, con su asistencia, junto a la del resto de personas, contribuyó a hacer realidad el objetivo que nos habíamos marcado de sensibilizar acerca de la enfermedad de Alzheimer.

Día de nieve, día de ambición, día de crisis, por Miguel Ángel Bernao

Reconozco que, muchas veces me someto a la reflexión sobre mis propios actos y mis decisiones en esta vida, es un juego íntimo, placentero y muy reconfortante

Y la Vida venció, por Inés Losa Lara

Y Pedro volvió a negar hasta tres veces, Judas no dio marcha atrás, y el remordimiento, o la conciencia o, sólo Dios sabe qué, acabaron con su vida

Envero

En breve cooperativas y bodegas entrarán en ebullición