Salones Epilogo

Criticar a una profesora de instituto en las redes sociales no merece castigo a tenor de la sentencia que ha dictado el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha y en la que estima la apelación presentada por los padres de un menor que cursaba 4º de la ESO del IES Vicente Cano de Argamasilla de Alba en 2016 y al que la dirección del centro impuso en octubre de ese año la obligación de realizar las tareas educativas en su casa durante 15 días -«exceptuando las horas de controles tanto escritos como orales- como medida correctora.

En este sentido, asevera que, además de hacer referencia a pensamientos, creencias, ideas o juicios de valor, incluye también «la crítica de la conducta de otro, aún cuando la misma sea desabrida y pueda molestar, inquietar o disgustar a quien se dirige, pues así lo requieren el pluralismo, la tolerancia y el espíritu de apertura, sin los cuales no existe sociedad democrática».

DERECHO A LA PROPIA IMAGEN


Bodegas Verum

Anula de esta forma los argumentos de la sentencia dictada en primera instancia en la que se tuvo en cuenta que las publicaciones del alumno en Facebook, Twitter o change.org cuestionaban la profesionalidad de la docente y que incidían en el ámbito del honor -honorabilidad profesional- y la propia imagen.

A este respecto, la sentencia ahora anulada establecía que esas quejas del alumno se podían haber canalizado a través de los cauces adecuados, «legalmente previstos pero no justifican la difusión de un comunicado como el que es objeto de este procedimiento».

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here