IMG_20160824_225500

Buenas noches Tomelloseros:



Muchas gracias a todos por venir a la inauguración de nuestras fiestas.

Muchas gracias también a nuestro Ayuntamiento y a nuestra alcaldesa al frente, por dar a la gente de aquí la oportunidad de ser pregonero. A quien de verdad siente la tierra y las fiestas.



Yo me llamo Pablo Perona, tengo 37 años y soy Técnico de Efectos Especiales de Maquillaje, para entendernos, me dedico a poner fea a la gente en las películas.

Y por eso estoy esta noche aquí.



En enero nos premiaron con un Goya a mi compañera Lucia Solana y a mí. Es el mayor premio del cine Español que un técnico puede recibir. Ese mismo mes nos dieron un Gaudi, y en 2.007 recibí junto a otros 15 compañeros el Oscar por el Laberinto del Fauno.

Soy de aquí, y así lo hago saber a todo el que me pregunta. Soy de Tomelloso.



La primera película que vi que recuerdo, fue E.T. en el cine Serna, tenia 5 años y fui a verla con mis hermanos.

Mi hermano un poco más grande que yo tiró la entrada antes de poder pasar a ver la película, y acabamos viéndola en el gallinero.



Pero a mí esa película me debió cambiar algo en la cabeza.

Pase mi infancia jugando con plastelina, dibujando y coloreando. Libro de colorear que me regalaban, libro que acababa en el mismo dia. Mi abuela me enseñó a no salirme de las líneas.



Crecí así, siempre haciendo algo con las manos, hasta que un día con 13 años encontré en la tienda de chucherias de Vicky, una revista que hablaba de gente que se dedicaba a hacer monstruos para películas.

Eso quería hacer yo, y durante muchos años estuve haciendo heridas de mentira y asustando a todos con las cosas que hacia.

Me imagino que a ojos de las personas que me rodeaban, podía resultar un poco raro. El muchacho ese que hace cosas raras y feas…

Cuando acabe de estudiar en el colegio San Isidro, me metí en la Escuela de Artes a aprender todo lo que podía sobre escultura y moldes. Aun estoy muy agradecido a mis profesores de dibujo y escultura.

Hoy día sigo aplicando todo eso que aprendí allí.

Mientras tanto seguí haciendo mis proyectos personales en la casa de mis padres, atascándole las cañerías a mi madre con escayola y todo lo que caía en mis manos. Me gastaba lo que ahorraba en comprar cosas de maquillaje en la perfumería Senegal, Pero era la única manera de aprender y practicar.

Empecé con los amigos a hacer cortometrajes y pequeños videos con lo poco o mucho que podía hacer.

A los 20 años y con mucho dolor, me marche a Madrid y 17 años después continuó dedicándome a lo que me gusta y me apasiona. Hoy como mi propio jefe y como en este caso, recibiendo el calor de todos los que se alegran de mis éxitos.

Al estar aquí esta noche, es inevitable acordarme de los días de feria que pasaba cuando era pequeño, paseando con mis padres por los puestos de juguetes, ahorrando para el último día poder comprarme los dinosaurios o pistolas que veía.

Paseando por los cochecitos y subiendo al tren de la bruja, que me encantaba porque tenían ¡¡monstruos y caretas!!

Pasear viendo los libros y parar a comer un pincho moruno.

Comprar turrón y echarle al bingo para que un año mas no toque nada.

Cuando eres más joven, las fiestas se viven de otra manera, y quizás se aprecian de manera diferente, pero lo que nunca cambió era pasear por los puestos de los juguetes y echarles una ojeada, aunque solo fuera de pasada.

Y hoy, a pesar de mi barba y mis 37 años, una de las primeras cosas que haré sea pasar por los juguetes.

Esto es lo que ha sido y es la feria para mí, y espero que siga siendo así por muchos años más.

Quería ir acabando comentándole a la gente mas joven, que aprovechen el don que nuestra propia tierra nos da, que es el tesón, la constancia, ¡el ser cansino! Ser cansino y constante con las cosas que deseamos.

Solo con la obstinación y el trabajo constante se consigue cualquier cosa. Solo así conseguiremos algo como lo que hace muchos años, los fundadores de Tomelloso lograron, que fue tener un pueblo como el que disfrutamos ahora, y un vergel de viñas donde solo habitaban las piedras.

A la gente no tan joven, decirles, que cuiden de esos tíos raros que son los pintores, ilustradores, actores, músicos, grafiteros, escritores o lo que quieran ser, como hacer monstruos. Los necesitamos y algún día esos jóvenes raros estarán aquí arriba dando el pregón y llevando por el mundo a Tomelloso.

Y ahora así, para acabar, solo deciros que disfrutéis de las fiestas por los que ya no están aquí. Disfrutar de las fiestas por los que vendrán, pero sobre todo disfrutar de las fiestas con los que están aquí ahora.

¡¡VIVA LAS FIESTAS

Y VIVA LA VIRGEN DE LAS VIÑAS!!



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre