Salones Epilogo

Como viene siendo habitual, Manos Unidas de Tomelloso presentó su Campaña contra el hambre con un café-tertulia,  en esta ocasión tuvo lugar en el Centro Parroquial de la Asunción. El acto contó con la presencia el misionero Amadeo Puebla, que ha desarrollado su labor en República Dominicana y que actualmente es párroco en Santa Cruz de Mudela.


MANCHATEL – FIBRA ORGANGE INLINE

Se presentó, además, el proyecto de este año, destinado a mejorar las aptitudes de subsistencia de 1.000 pequeños agricultores marginales en el estado de Karnataka (en la costa oeste de la India). Así, se pretenden financiar unos cursos y proyectos para que unos pequeños agricultores puedan rentabilizar su producción de manera sostenible y sean capaces de subsistir explotando parcelas de 3 acres. Tiene un importe de  88.289 euros que se intentarán recaudar entre ambos arciprestazgos Mancha Este, del que forma parte Tomelloso y Mancha Norte.

Amadeo Puebla es sacerdote diocesano, estuvo cerca de 10 años en la zona de Almadén, nos contaba. Después, a través del Instituto Español de Misiones Extranjeras (IME), una vez hecho un curso de formación “me mandaron a la República Dominicana, en la frontera con Haití”.


MANCHATEL – FIBRA ORGANGE INLINE

Allí estuvo nueve años de misión, trabajando en una parroquia periférica de una ciudad grande. Tras el terremoto de Haití y debido a unos problemas de salud, el sacerdote regresó a España y realizó actividades de animación misionera con el IME y la Conferencia Episcopal.  Actualmente es sacerdote en Santa Cruz de Mudela.

Cuando ahora está “tan de moda el tema de los muros”, relataba Amadeo, “nosotros estábamos encima de la frontera”. Tras el terremoto, mucha gente de Haití pasaba a la Republica Dominicana. Pasaban de la pobreza de su país “a la nada” al cruzar la frontera.


DipuCR – Sabores del Quijote

Lo primero es comer, asegura a nuestras preguntas, antes que nada “prueba tú a estar cinco o seis días sin comer”. Pero, a largo plazo, entran más cosas “no solo consiste en dar de comer”, precisaba, “también les dábamos educación, formación o incluso compañía. Pero la comida es lo esencial, claro”.

A través de la palabra y un montaje audiovisual, el sacerdote contó a la audiencia  su experiencia de haber estado en la misión muchos años.  Describió como, con su mentalidad española y manchega, se tuvo que incardinar en todos los conceptos “queriendo mucho a la gente y con un sentido de Dios muy claro”. A pesar de lo que ha visto, Amadeo es muy optimista “creo en las personas y lucho por ellas”. Confesó que le hubiese gustado seguir allí en la Republica Dominicana, con ellos, ya que “el estar con la gente es lo que te hace más feliz”.



El sacerdote contempla a Manos Unidas como “una organización muy válida” a pesar de que la misión no haya echado mano de la ONGD, “porque me busqué los medios por otro lado”. Durante cinco años “he trabajado con ellos, en las campañas, en la radio, en las televisiones, he recorrido toda España y hay voluntarios en todos sitios, que no cobran nada”.  Además, destacó que los proyectos van in situ y con un control muy serio “algo que tal como están las cosas es muy necesario” y Manos Unidas en ese sentido es muy seria. Amadeo Puebla está muy de acuerdo con la nueva campaña de la ONGD, en el mundo no falta comida, falta compromiso “hasta yo mismo me he dado cuenta que desde que estoy en España tiro más de lo que suelo”. Es muy mal asunto, reitera, y es para hacer una reflexión muy seria.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here