Cuando Carlos Cayetano empezó a estudiar peluquería con 46 años muchos de sus vecinos de Argamasilla de Alba pensaron que estaba loco. Su familia se dedicaba a la construcción y él empezó muy joven en ese oficio. Pero en 2008, el estallido de la llamada “burbuja inmobiliaria” perjudicó enormemente a este sector, con la consiguiente quiebra de muchas empresas y la pérdida de empleo.

Lejos de amedrentarse, Carlos Cayetano convirtió la crisis del ladrillo en una oportunidad. “Yo había sido peluquero en la mili, era algo que me gustaba, y decidí ponerme a estudiar peluquería. En la academia no había gente de mi edad, la mayoría tenían veintitantos años; yo les doblaba la edad a todos. Los profesores, también eran más jóvenes y me hablaban incluso de usted”, recuerda Carlos Cayetano, quien guarda un grato recuerdo de ese tiempo, en el que estudiaba por las tardes y trabajaba como albañil por las mañanas para acondicionar la cochera de su casa como local de peluquería.



Ni la edad ni los comentarios de sus vecinos pudieron con la ilusión de Carlos Cayetano. “Yo les decía que hay que aplicar lo que la gente del campo dice: “que para recoger la cosecha antes hay que sembrar”. Pues mi siembra era estudiar peluquería, aprender todo de esa nueva profesión y montar mi propio negocio”.

Y así, en abril de 2012, cuando terminó sus estudios y tenía el local listo, decidió emprender su aventura empresarial. “Este no es un negocio para hacerte rico pero sí para conseguir vivir tranquilo, con unos ingresos dignos a final de mes” confiesa Carlos Cayetano, quien además reconoce que el trabajo de peluquero le gusta cada día más.



“No es fácil que los clientes confíen en ti como peluquero, en un pueblo de 6.000 personas, donde la gente te conocía de siempre como albañil, pero tengo que decir que la mayoría, salvo contadas excepciones, han confiado en mi trabajo al frente de la Peluquería Cayetano, para cortarse el pelo o arreglarse la barba, desde el principio”.

Cortes de pelo que crean tendencia

Carlos Cayetano convirtió la crisis del ladrillo en una oportunidad. En 2012 abrió su peluquería de caballeros en Argamasilla de Alba, donde demuestra su habilidad tanto con las tijeras como con la guitarra

Para Cayetano cada trabajo es un escaparate al público. Cuando un cliente entra por la puerta intenta complacer sus gustos, pero también aconsejarle según su estilo y la moda del momento. “Este sector es muy dinámico y hay que estar al día de todos los avances y novedades. Veo muchos tutoriales de cortes de pelo masculino porque en esta profesión hay que estar formándose continuamente”, reconoce Cayetano.



Este peluquero de Argamasilla de Alba aún recuerda la influencia de los peinados de David Beckham cuando abrió su peluquería, y es que la estrella inglesa es el futbolista que más cambia de estilo de peinado, desde el pelo rapado hasta las trenzas, y sus cortes de pelo crean tendencia.

Hoy en día, los referentes para elegir un corte de pelo siguen siendo los futbolistas, los cantantes y los actores. El corte de moda actualmente es el degradado. Un estilo que se impone claramente y en el que se combinan varias medidas de cortes a la vez. “A partir de un corte degradado puedes jugar luego con el cabello que lleves en la parte central y si lo dejas por ejemplo muy largo puedes hacerte un peinado de estilo tupé”.



El corte rapado o al rape sigue siendo uno de los cortes de pelo más utilizados y populares. “Es muy cómodo, no requiere ningún tipo de mantenimiento. Y los más modernos siguen atreviéndose con algún tipo de dibujo, como rayas en la parte de atrás o en los laterales”.

Últimamente, también se elige el corte de pelo a partir de la tendencia de los flequillos, que han vuelto con fuerza y que es un corte ideal para chicos más jóvenes.

El peluquero rockero



Además de la moda, otra de las pasiones de este argamasillero es la música. Cuando uno entra en la Peluquería Cayetano, en la calle La Solana, número 34, no puede dejar de mirar las guitarras que cuelgan de las paredes, transportando a los clientes a un lugar más parecido a un local de ensayo que a una peluquería de caballeros. “En mi local siempre suena buena música, rock y pop-rock internacional, y entre corte y corte, si se tercia, cambio las tijeras por una de mis guitarras, recordando mis tiempos como músico en grupos de rock”.

A finales de los años 80 Cayetano actuaba con su grupo en la Discoteca Kike´s de Tomelloso, uno de los locales más míticos y entrañables de la comarca. El grupo empezó llamándose “Hospital Psiquiátrico Enfermos mentales” luego “Último recurso” y, por último, “Babel”, antes de desaparecer.



Le gusta hablar de música con sus clientes, con los de su generación y también con los más jóvenes. “El peluquero siempre tiene fama de hablador, casi de charlatán, pero también hace de psicólogo. Yo aquí me he enterado de problemas familiares, como divorcios, antes que la propia mujer. Siempre estás aprendiendo de las labores del campo, del clima, de coches, de fútbol” explica Cayetano, para quien el único tema prohibido en su peluquería es la política.

Acudir a la peluquería con garantías

La pandemia ha cambiado algunas cosas en su peluquería. “Ahora venir a la peluquería para renovar el corte se parece más a ir al dentista”, reconoce con humor Carlos Cayetano, quien recibe a sus clientes con bata, mascarilla y prendas desechables.

“Un corte de pelo o un arreglo de barba no se pueden hacer a un metro de distancia, por eso hay que ser muy meticuloso en otro tipo de medidas como la limpieza del local, la desinfección del material y el uso de material desechable», explica Carlos Cayetano, quien reconoce entender el miedo que había en los primeros momentos de la pandemia.

“Los clientes que eran reacios a acudir a la peluquería han visto que el local se ha acondicionado, que se han tomado las medidas necesarias y ahora ya vienen con tranquilidad y confianza. Aun así, hay clientes que no pueden venir porque son muy muy mayores. Algunos de mis clientes tienen cerca de 100 años”.

Cree que aprenderemos a convivir con este virus y que los clientes seguirán acudiendo a la barbería tranquilos, porque se cumplen estrictamente con los protocolos de higiene y desinfección. Además, cree que los hombres son tan presumidos como las mujeres porque dan cada día más importancia a su cabello y quieren llevarlo bien cuidado. Cayetano siempre les estará esperando con su trato personal y agradable, y con muy buena música.

Ana I. Sánchez Rebollo
José Alberto Crespo



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre