Salones Epilogo
Foto: Rosalía Jiménez
Foto: Rosalía Jiménez

Fuente: Belén Rodriguez – Lanza

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial abrió este martes juicio contra Eduardo B.M.,  uno de los “entre cinco y seis jóvenes” -dicen las víctimas-, que el 8 de febrero de 2014 en Tomelloso asaltaron la casa de sus vecinos, un matrimonio de origen rumano, y supuestamente les propinaron una paliza sin ningún motivo.


Bodegas Verum

Del grupo la fiscalía ha procesado a tres presuntos culpables, de los que dos, Sergio J.L.P. y Manuel A.M.P.,  aceptaron dos años de prisión por un delito de lesiones. Eduardo mantiene que es inocente.

La fiscalía, que en principio acusaba de intento de homicidio a los tres jóvenes y pedía nueve años y medio para cada uno, rebajó esta mañana la calificación  a delito de lesiones, que sin embargoEduardo B.M. no admite porque mantiene que no estuvo allí, si bien rechazó contestar a las preguntas del fiscal y de su propio abogado defensor.


DipuCR – Sabores del Quijote

Eduardo parece que es el único nexo de unión entre las víctimas y la paliza, sobre la que tras la primera sesión del juicio no ha quedado claro el por qué.

Los perjudicados R.I. y su marido I.I., de origen rumano y residentes en Tomelloso, admiten  -al menos el  marido- que tenían mala relación de vecindad con Eduardo B.M., que vivía en la casa de al lado, antes propiedad de su abuela. Al parecer el joven hacía allí fiestas y se reunía con sus amigos con la música a todo volumen y coches aparcados en su misma ventana.


AMFAR  – Fin de Año

La noche de los hechos se supone que la pareja estaba tranquilamente durmiendo cuando alguien llamó a la puerta a las cinco de la madrugada y la mujer salió a abrir. Casi no pudo, según declaró el grupo de jóvenes poco menos que echó la puerta abajo, la empujaron y uno de ellos le cortó  en la mano con una navaja. Alarmado salió el marido, I.I., y el grupo de entre “cinco y seis”, insistieron, se abalanzaron a él con al menos una barra de hierro, cuchillos y un machete, y comenzaron a pegarle, hasta que lo dejaron semiinconsciente y se marcharon de allí.

Fueron “él y sus amigos” (en alusión a Eduardo B.M., el único que ha ido a juicio), declaró el marido.


AMFAR  – Fin de Año

El punto débil de esta declaración es que la pareja negó que uno de sus hijos estuviera allí, “esa noche ni siquiera estaba en Tomelloso”, agregó la madre, cuando el hijo, que también testificó, dice que llegó al poco de la riña.

“Iban a por los hijos”



Sin pruebas ni testigos a su favor, y tras una instrucción “no muy buena”, dice el abogado Angel Luis Ortiz,  defensor de Manuel A.M.P., esta parte ha aceptado dos años y el relato de hechos de los denunciantes, que asume la fiscalía, porque no querían arriesgarse a una condena mayor, si bien mantienen que Manuel en realidad no participó y que el matrimonio “está tapando a su hijo”.

Según esta defensa todo empezó en una discoteca horas antes, entre un grupo de jóvenes y los hijos de las víctimas, que el padre  se metió en el lío para proteger al hijo y que los golpes que recibieron no fueron graves.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here