Salones Epilogo

Casi una semana después de la manifestación que el domingo pasado recorrió las calles de nuestra ciudad en defensa de la sanidad pública, enTomelloso.com habla con el Alcalde de Tomelloso, Carlos Cotillas. Le pedimos que valore la manifestación, que explique en qué va a consistir el modelo sanitario que se quiere implantar y la situación actual del Hospital de Tomelloso.

—¿Qué valoración hace de la manifestación del domingo a casi una semana vista?


Bodegas Verum

—En primer lugar tengo que decir que respeto siempre a todo aquel que piensa que la mejor manera de conseguir algo es manifestándose, por tanto, reitero mi respeto a todo aquel que se manifiesta de manera pacífica y democrática. Pero los gobiernos no estamos para resolver los problemas a golpe de manifestación, lo hacemos desde la oportunidad que los ciudadanos nos han dado votándonos, desde nuestro planteamiento político y nuestras convicciones ideológicas. Las manifestaciones no pueden suplir a las urnas y si el gobernante se dejase llevar solamente por las manifestaciones y no por su propio criterio, por la responsabilidad que tiene y por su programa político se gobernaría desde la calle, que es lo que algunos pretenden, generalmente los que no ganan en las urnas.

Dicho esto, creo que la manifestación del otro día parte (desde el respeto a los que se manifiestan) de mensajes que no son ciertos por parte de quien la organiza y desde un querer aprovecharse políticamente por parte de algunos, que las secundan sin atreverse a dar demasiado la cara, pero que están ahí. Esa es la realidad y ahora vayamos al análisis.



Cifras, en todo acto, en toda manifestación siempre hay guerras de cifras, intento no polemizar mucho sobre ellas, pero he podido leer y oír que los representantes de Izquierda Unida hablan de 13.000 personas; los del PSOE, ayer mismo, que 10.000; los representantes de la Coordinadora, unos que 8.000 y otros que 10.000 y la Guardia Civil, que es quien oficialmente mide, dice que 3.000. Seguramente no son ninguna de las cifras, ni de las mayores, ni la de la Guardia Civil tampoco, pero es la oficial y tengo que entenderla como tal.

Quiero que no se engañe a los ciudadanos porque no es un problema de cifras, en la plaza de Tomelloso no caben 13.000 personas,  ni 10.000, ni 8.000, ni muchas menos. Quien estuvo en la manifestación pude decir si hubo gente detrás del escenario, si había gente en el islote que da a la calle Socuéllamos, si había gente delante de la churrería, por lo tanto ya acortamos el espacio de influencia de la manifestación. Hay fotos que se han publicado que son muy interesantes para quien convoca la manifestación, porque están tiradas desde la misma altura de los manifestantes, desde delante, entonces como dice el refrán: los árboles no te dejan ver el bosque. No sabes si hay huecos entre medias. Cuando las fotos se tiran desde lo alto se ven los huecos… y yo las tengo desde lo alto.


Vinicola Inline

En cifras no quiero polemizar, pero mal mensaje se le da al ciudadano sobre lo que defiendes si lo haces desde una mentira tan evidente como es esa. Si alguien está diciendo que había 13.000 personas, difícilmente nos podemos creer después el mensaje que pretende transmitir.

—¿Cuál es el modelo sanitario qué proponen? ¿En qué consiste el sistema público-privado?



—Entiendo que haya gente que quiera que la sanidad sea pública llevada a cabo por funcionarios públicos, quien diga eso, para mí, es totalmente respetable. No intento convencer a otros de que lo que yo creo es lo correcto.

Nosotros proponemos que la sanidad sea pública. ¿Por qué pública? Porque el hospital es de la Comunidad Autónoma y lo va a seguir siendo. No se vende el hospital. Es verdad que ese es un mensaje muy fácil de transmitir, “se vende el hospital”, y ya te imaginas que lo compra cualquiera y lo compra para cualquier cosa…


Ayto Tomelloso – UNED curso YOGA

Hospital de TomellosoPero esa no es la realidad, el hospital seguirá siendo público ya que seguirá siendo propiedad de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha. El servicio seguirá siendo público, porque la Junta será la que diga, primero que se hace en ese hospital: cuantas consultas hay, de que tipo, que se va atender y en qué condiciones. Al mismo tiempo es la Comunidad la que paga la atención a todos, lógicamente con los impuestos de todos.

Público, porque el dueño es la Comunidad Autónoma; público, porque ella dice lo que se hace dentro del hospital, como se atiende y público porque la comunidad financia lo que se va a hacer. Sanidad universal, van a ser atendidos todos los ciudadanos que tienen derecho a la sanidad. Gratuita, vas a ir con tu tarjeta sanitaria, que la tienes porque cotizas. Nadie te va a hacer pagar nada más.



La iniciativa privada entra en la gestión, por eso se llama gestión público-privada. La gestión privada aporta su propia experiencia en hacer funcionar equipos de profesionales, aporta sinergias. En el sentido de que una misma empresa que tiene varios centros en distintos sitios es capaz de gestionar con el mismo criterio las compras, conseguir mejores precios, tiene más facilidad a la hora de ofrecer incentivos a los profesionales y también a la hora de exigirles profesionalidad. Y además aporta financiación, que es lo que ahora mismo no tiene la administración pública.

La empresa privada aporta su experiencia, su financiación, la capacidad de llegar antes a los sitios, menor burocracia en la actuación y, por lo tanto, los recursos los utiliza de manera más eficaz y eficiente. Por lo tanto puede buscar calidad.


AMFAR – Discriminación multiple

Esto es lo que ofrece la sanidad público-privada, que es una realidad contrastada en todas las comunidades autónomas de todo signo político y en todos los países de la Unión Europea, independientemente de cuál es el sistema.  Yo pondría ejemplos de este sistema sanitario en España que ya conocemos la inmensa mayoría de los ciudadanos.

Sanidad público-privada, la de los funcionarios, MUFACE. Más de tres millones de funcionarios de nuestro país tienen este modelo sanitario. Se les retira de su nómina la cuota correspondiente y pueden elegir ir a la sanidad pública o la privada. Que pregunte cualquier ciudadano a un funcionario como le va con su sistema sanitario.

Otro, las mutuas de accidentes de trabajo. Cualquier trabajador sabe que él y su empresa cotizan a una mutua por si tiene un accidente de trabajo. Esas mutuas son privadas, pero el funcionamiento, el sistema, es público. Un sistema controlado por el Estado, que atiende a los ciudadanos porque han cotizado, no se les cobra aparte. En Tomelloso tenemos mutuas y funcionarios, los ciudadanos pueden saber cómo funcionan.

Nosotros entendemos que con este sistema podemos garantizar que, no solo el Hospital de Tomelloso funcione ahora que hay muy poco dinero en la comunidad para hacerlo funcionar, sino que funcione ahora que es muy difícil que lo haga pues no hay dinero y en adelante porque es un sistema de gestión que va a hacer que funcione mejor.

—¿Cómo está siendo la implantación del sistema? ¿Se está desmantelando el Hospital de Tomelloso para entregarlo a los nuevos gestores?

—En el camino nos estamos encontrando muchas dificultades, es verdad. Pero no podemos engañar a nadie. Si ahora te dan una cita para el 2014 no es culpa de la público-privada que todavía no está instalada, es sanidad pública pura y dura. Si el urólogo ya no está, pues es porque solo había uno y ha optado por irse a otro sitio donde, a lo mejor, se le trata mejor económicamente… y no nos ha pasado a notros solos, en el área Mancha-Centro se han ido varios… ¿Si es verdad que algunos médicos, enfermeras, celadores, ya no están? Sí, pero ni aquí, ni en Manzanares, ni el Alcázar, ni en Valdepeñas, ni en Ciudad Real… En todos los hospitales de la región ha habido minoración de las plantillas… ¿Por el sistema público privado? No,  porque los demás no van a entrar en ese sistema.

No se está desmantelando el hospital de Tomelloso para entrar en el sistema público-privado. El hospital está cumpliendo unos objetivos económicos para poder abrir sus puertas. Esos objetivos los están cumpliendo todos los hospitales de la región.

Por lo tanto, que no intoxiquen a los ciudadanos con cosas que no tienen nada que ver. Y en ese sentido, a quienes no les puedo tener respeto (y sirva también como valoración de la manifestación del domingo) es a quienes han dejado en Castilla La Mancha una deuda tan importante como la que nos han dejado: tres mil millones de euros en facturas, un presupuesto que ellos tenían de diez mil millones y que nosotros solo podemos tenerlo de siete mil y con ese dinero pagar las facturas que nos han dejado y la deuda que ha quedado.

Esos señores, que son los de Partido Socialista, los antiguos gestores del hospital y la administración pública, no pueden venir a ahora a colocarse en la pancarta, a defender un sistema que está en la quiebra. Si seguimos haciendo lo que ellos dicen se cierran las cosas, no da lugar a poner un sistema u otro.

El día de la manifestación escuchamos lo que la gente dijo y el resto del año seguimos trabajando con nuestras ideas, nuestras convicciones, con los datos encima de la mesa, las realidades y los recursos que tenemos para que le hospital siga abierto. Y ya ha pasado casi una semana y el hospital sigue abierto, y algunos llevan cerrándolo un año. Y algunos llevan diciendo que se le hemos vendido a Capio… y que yo sepa no; no está vendido. Primero porque no se va a vender y segundo, todavía no se han sacado los pliegos de condiciones.

—¿En qué situación van a quedar los funcionarios?

—A los funcionarios se les da a elegir, tienen la opción de seguir como están, siendo estatutarios, por lo tanto con las mismas condiciones que tienen ahora mismo. O pasar a pertenecer a la plantilla de la empresa, por medio de una excedencia o con los medios que le brinda su condición.

—¿Peligra el hospital?

Nada. Eso es garantía absoluta. Desde el momento en que el gobierno de Castilla La Mancha ha dicho que entra en este sistema es que no peligra.

—Insistimos, ¿se está haciendo que el hospital funcione mal premeditadamente?

—Estoy diariamente en contacto con la gestión del hospital, aquí y fuera de aquí, por mis cargos compruebo lo que están haciendo en otros hospitales y las quejas que me llegan.  Pero es una realidad muy clara, en Castilla La Mancha había un presupuesto de diez mil millones de euros, ahora tienes uno de siete mil. Por lo tanto puedes gastar hasta esa cantidad. La mayor parte se dedica a sanidad, pero evidentemente no tiene todo el dinero del mundo: tiene una cantidad. A todos los centros se les ha dicho: hay que ajustar los números para hacer lo importante y hay que eliminar cosas menos importantes.

Un hospital es algo vivo y no se puede prever que un profesional se vaya adonde mejores condiciones le dan, con todo su equipo y tú encima no puedes ofrecerle más porque no tienes presupuesto. Eso no es premeditado ni consciente.

Consciente es que el gerente del hospital apague la escalera mecánica, que gasta tantos euros al mes de luz y tenemos ascensores. O se reduzca el número de bombillas encendidas. O eliminemos gasto en agua regando menos el césped. Eso son decisiones meditadas y conscientes. O que la información en lugar de ser un servicio externo, que lo haga el celador, o el administrativo que está en el mostrador y nos eliminamos este gasto. Pero lo hemos eliminado para mantener el del celador o el del administrativo ahí. Lo cierto es que a final de año no tenemos diez mil millones, tenemos siete mil y hay que gastar menos… Y lo último que intentas eliminar es el personal sanitario, especialmente los médicos. Cuando falta un médico es porque ha decidido marcharse, insisto, porque se le ha ofrecido una cosa mejor en otro sitio.

—¿Hay fecha para la puesta en marcha del sistema público-privado?

Fechas no quiero dar… entendemos que la última que ha dado el consejero es que en enero estará en marcha. Yo creo que en enero lo que estará en marcha será la publicación de los pliegos de condiciones.

—La oposición le acusa de hacer uso parcial de los medios públicos. El Ayuntamiento no le puso escenario ni megafonía a la manifestación, tampoco ha aparecido la manifestación en la web municipal.

La semana anterior hubo una concentración de Asaja y no hubo escenario, ni altavoces municipales… y lo pidieron también. A todo el mundo se le trata igual. Hay una cosa clara, y cada vez más clara, los medios públicos, que son de todos, están al servicio de todos. Pero cuando algo no va contra alguien. El domingo hay una carrera popular contra la violencia de género y en la plaza hay montado un escenario. Pero en el caso de una manifestación hay gente a favor y gente en contra. El que organiza una manifestación debe tener sus propios medios, si quien pone los medios es el Ayuntamiento, es él quien la organiza.

Dentro de eso, se ha autorizado todo lo que nos han pedido. Quería megafonía en la calle, se le ha autorizado. Pero la normativa hay que cumplirla, y si dice que hay que pedir autorización, usted la pide. Si es para dos días, no puede estar dos semanas. Han pedido una pancarta y se ha puesto, a pesar de que estábamos colgando todos los arcos de navidad. Pero por colocar la pancarta hay que pagar una fianza y si usted retira la pancarta el día convenido y no ha ocurrido ningún percance, a usted se le devuelve la fianza.

Y si colgamos en la web del Ayuntamiento las fotos que tenemos, dirían que las he manipulado.

Para acabar, quisiera añadir que tengo una mujer y dos hijas, que usan la seguridad social. Esta semana he estado en el centro de salud dos veces con mis hijas. Utilizo el hospital regularmente. Para mi familia no quiero nada malo y si en este momento estoy apostando por esta medida es porque es lo mejor y lo que va a garantizar que en el futuro estemos mejor.

EUROCAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here