Siguiendo con la suerte de viacrucis bodeguero que nos hemos propuesto realizar desde enTomelloso.com durante este vendimia del 2013, recalamos en Vinícola de Tomelloso. En la semana de máxima actividad visitamos una de las bodegas cooperativas más innovadoras de nuestra ciudad, no en vano fueron los primeros en elaborar y comercializar blancos jóvenes y vinos espumosos.

Una veintena de remolques esperan su turno para descargar —ello representa casi la cuarta parte de los asociados—. Unos esperan su turno montados en los tractores, otros hacen corros y algunos aguardan en la cafería Ábrego. El olor a mosto es indescriptible, embriagador. Los agricultores aguardan el turno tranquilamente: son conscientes de que la Vinícola es suya.



Vinícola de Tomelloso nació en 1986 cuando 28 familias de viticultores y elaboradores con bodega propia, deciden unirse para comercializar conjuntamente los vinos que, hasta la fecha, cada uno de ellos elaboraba en sus tradicionales cuevas. En 1991 aparece su primer vino embotellado: AÑIL. Este vino, elaborado con uvas de la variedad Macabeo, supuso un nuevo concepto de los vinos blancos manchegos revolucionando los embotellados de la región. La bodega cuenta en la actualidad con un importante parque de barricas de roble francés y americano, donde envejecen nuestros mejores tintos, y una cueva donde se elabora un vino espumoso Brut Natural de alta calidad. Su objetivo, nos cuentan, sigue siendo ofrecer un vino de alta calidad, reconocido mediante numerosos premios en España y en los principales mercados internacionales.

Añil, Torre de Gazate, Gazate, Mantolán, Finca Cerrada, Alsur, Xtales, forman su panoplia de excelentes vinos, unos de los más premiados de Castilla-La Mancha.



Vinícola de Tomelloso la forman actualmente 75 socios que llevarán esta vendimia de 2013 a la bodega cerca de 23 millones de kilogramos de uva.

Javier nieto, enólogo de Vínicola de Tomelloso, nos cuenta que la vendimia la llevan bien, controlada, señalando que los socios llevan a la bodega las cantidades de uva indicadas desde el departamento técnico. Augura que en una semana habrán recibido el 90 % de la cosecha, señalando que va a quedar cabernet sauvignon, cabernet blanc y petit verdot, variedades más retrasadas.



Nos explica que las uvas estaban algo picadas a principios de septiembre y que el buen tiempo cortó la podredumbre, pero los 80 litros de lluvia por metro cuadrado de la semana pasado ha vuelto a acelerar ese proceso.

Este jueves por la mañana han visitado la bodega alumnos del Colegio Santo Tomas de Aquino-La Milagrosa y allá que hemos vuelto. Las caras de sorpresa de los chiquillos cuando descargaban los remolques o se ponían en marcha las máquinas resultaban enternecedoras, las criaturas se asombran con cosas que los adultos damos por hechas. Ha recorrido las instalaciones y han conocido de primera mano cómo funciona una bodega en vendimia y como se elabora el vino, alma económica y motor de nuestra tierra. La Vinícola los ha agasajado con tortas de mosto y chocolate.



Nos vamos satisfechos de las intensas horas que hemos pasado en una de las bodegas ejemplares de nuestra ciudad.

[justified_image_grid flickr_user=85117113@N04 flickr_photoset=72157636385917664]





Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre