san-jose-12

Continuando con nuestro peregrinar de vendimia por las bodegas y cooperativas de Tomelloso, en este tormentoso jueves visitamos la S.A.T. Bodega San José. Llegamos con la tarde caída, casi a la puesta del sol. El trasiego de tractores y remolques es incesante, la cola no para y a la entrada hay un buen número de vehículos guardando cola. El olor a mosto es intenso, enerva y alegra el espíritu. Huele a cosecha, a esfuerzo y a recompensa.



El movimiento es constante, peso, grado, descarga… las maquinas no paran, los operarios se mueven con prisa, el enólogo entra y sale al laboratorio. Algunos esperan su turno en una tasca instalada en el patio, después de un duro día de vendimia no está mal refrescarse un poco.

La Bodega San José, instalada en la vereda de Socuéllamos, está celebrando su medio siglo de vida. Tiene 250 socios que producen cada vendimia entre 20 y 25 millones de kilos de uva, airén, cabernet, tempranillo, syrah. La bodega embotella el uno por ciento de su producción, han empezado recientemente, del resto, un tercio del vino y mosto producido lo exportan. Venden toda la cosecha y todo el vino está hecho con fermentación controlada.



Casualmente encontramos al presidente de la S. A. T., Esteban Lomas,  llevando un viaje de uvas a la bodega. Aprovechamos el encontronazo para preguntarle por esta vendimia y Lomas nos atiende amablemente.

Nos explica que la bodega lleva abierta para el tinto desde el 5 de septiembre y para el blanco desde el 16 de septiembre. El grueso de la campaña ha comenzado el pasado fin de semana, nos precisa. La cosecha del tinto va a ser un 20 % mayor que la del año pasado, se puede afirmar casi con absoluta certeza, nos explica el presidente, ya que está prácticamente acabada. En cuanto al blanco, se prevé un aumento prácticamente igual, pero habrá que esperar al final de la vendimia para precisarlo.



Los precios son significativamente más baratos que los del año pasado, Lomas señala que a pesar de eso y si nos remontamos a tres o cuatro años atrás, no son tan malos. Aunque el poco grado baume de las uvas, abarata más el precio final, precisa. No obstante, Lomas confía en que, ya que las cooperativas no son vendedoras de uva, sino de vino, el precio de este mejore. Por el contrario, el presidente de la S.A.T. San José no espera que el precio del mosto suba. Augura que quien elabore con fermentación controlada pueda sacar un valor añadido.

Lomas estima una cosecha de 22 millones de kilos y calcula que la recolección se prolongará hasta finales de octubre. La vendimia marcha bien y van cumpliendo las previsiones para elaborar vinos de fermentación controlada, mostos azufrados y algún vino de segunda para los alcoholeros.



Salimos de la bodega y empieza a llover. La mezcla de olores, el del mosto que decíamos, mezclado con el de la tierra mojada, es indescriptible. Afortunadamente es una nube sin importancia. ¡Qué el tiempo nos deje acabar la vendimia!

[justified_image_grid flickr_user=85117113@N04 flickr_photoset=72157635938592503]





Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre