OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Acompañando al concejal de Promoción Económica, Manuel Rodrigo, visitamos en esta ocasión Gráficas Tomelloso. Una empresa de nuestra ciudad, dedicada a las artes gráficas  que con trabajo y usando las últimas tecnologías en su sector, han conseguido crecer en los años de la crisis, aumentando, además, en más de un 50 % su plantilla. Gráficas Tomelloso es un referente mundial en la confección de etiquetas para vinos y bebidas espirituosas. Además han implantado procesos de producción completamente ecológicos, eliminando los solventes y todas las sustancias tóxicas, sobre todo, de la creación de planchas de impresión y usando tintas ecológicas. Para ello han hecho inversiones millonarias, siendo una imprenta única en España, que posee la certificación ISO 9001 de gestión de calidad y la UNE-EN ISO 14001 de gestión medioambiental.



Graficas Tomelloso es una empresa familiar que ha cumplido hace poco los veinte años de vida. Patricio Morales, socio y administrador, nos explica que eran imprenta tradicional que se ha especializado en etiquetas para botellas de vino. Cuando las bodegas pasaron del pegado con cola a las etiquetas autoadhesivas, con las nuevas plantas embotelladoras, ellos debieron adaptarse. En la empresa hacen el diseño de todos los productos y la práctica totalidad de los trabajos es realizada mediante impresión digital, directamente del ordenador al papel.

Nos cuenta Patricio Morales que Gráficas Tomelloso fue la primera empresa de España en utilizar la impresión sin revelado, antes era necesaria la creación de un fotolito para la impresión. Con la máquina que nos muestra, el diseño se imprime directamente en una plancha de aluminio, que es relevada al imprimir. Con este sistema no se usa ningún producto tóxico, manteniendo unas estrictas normas de control ambiental, aumentando además la calidad de la impresión.

En Gráficas Tomelloso tienen automatizados los procesos para la creación de libros, revistas, periódicos, o cualquier otro tipo de trabajo. Aún conservan las primeras máquinas, con ellas realizan estampados y troquelados.

En la empresa además de offset, usan impresión flexográfica —sobre todo en las etiquetas—. La impresión se hace con un fotopolímero, que era confeccionado con solventes y sustancias tóxicas. Gráficas Tomelloso necesitaba desechar ese proceso para mantener la norma 14001 de gestión medioambiental. Para ello invirtieron en equipos y maquinaria que utiliza el láser para la grabación de las planchas y el sobrante es retirado con calor. En el proceso no interviene ningún producto químico. Son la única imprenta en España que usa ese sistema.

Las etiquetas —sobre todo de vino y espirituosos— representan el grueso de su producción. Las imprimen, las barnizan y las troquelan, utilizando, también, un sistema único en España de corte por láser. La maquinaria es prácticamente nueva, era necesaria, nos cuenta Patricio Morales, para las bodegas, ya que estas cada vez exportan más y necesitan diversos tipos de etiquetas, en un corto espacio de tiempo y con calidad muy buena. También nos muestran una máquina de impresión digital, la última adquisición de Gráficas Tomelloso, el diseño va del ordenador a la máquina sin ningún tipo de cliché.

Tienen en plantilla de más de treinta personas. La incorporación de nueva maquinaria ha implicado un aumento de personal, nos cuentan. Han aumentado la plantilla en más de un 50 % en la crisis, al principio de ésta tenían 18 trabajadores. Le preguntamos a Morales por el secreto de ese crecimiento, el trabajo y el uso de la tecnología, nos cuenta. Nada más, no hay varitas mágicas. Han invertido cerca de cinco millones de euros en adaptar su negocio a las necesidades. La financiación para las inversiones realizadas la han buscado fuera de España. “En lugar de pararnos y lamentarnos —nos comenta Morales— buscamos financiación fuera, a través de los proveedores”.



Todos los diseñadores que trabajan en Gráficas Tomelloso son titulados de la Escuela de Arte y Superior de Diseño Antonio López. El resto de los trabajadores son formados por la propia empresa. Todos los empleados son de la zona, de Tomelloso y Argamasilla de Alba.

Nos dirigimos a otra de las naves —poseen tres, que han ido adquiriendo conforme han ido creciendo, en el mismo polígono—, donde tienen todas las rotativas para la impresión de etiquetas. Entra el papel blanco por un extremo de la máquina y sale por la otra lista para servirla al cliente. Además, tienen una máquina que procesa los acabados, relieves, dorados, estampaciones y cualquier tipo de mejora, fundamentalmente para las etiquetas de vino, cada vez más elaboradas.

Por último nos muestra la última de las naves, la que sirve de almacén. Patricio Morales nos señala que la distancia de Tomelloso con respecto a las papeleras hace necesario mantener un stock importante, lo cual representa el hándicap de financiar esas existencias.

El éxito, traducido en un crecimiento constante los últimos años, también ha venido en forma de reconocimientos. La Asociación de Empresarios de la Comarca de Tomelloso ya destacó su trayectoria en sus premios anuales y el propio Ayuntamiento otorgó el Viñador 2007 en el ámbito Económico.

Abandonamos la empresa con la agradable sensación de que es posible, con tesón e imaginación, crear oportunidades e incluso crecer y aumentar la plantilla.

[justified_image_grid flickr_user=85117113@N04 flickr_photoset=72157636182439725]



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre