Salones Epilogo

Alfonso Fierrez Arias es un joven artista que se dedica a un arte tan particular como es la imaginería religiosa cristiana. Nacido en Membrilla se ha radicado en Tomelloso, donde con emoción dice sentirse ¨rodeado de grandes monstruos artísticos¨, divide su vocación por el arte religioso en el modelado, la pintura y la restauración. Dueño de un talento extraordinario y una sensibilidad poco usual, crea figuras de madera policromadas con detalles de refinado realismo donde destacan los ojos que definitivamente tienen vida propia.

Ha expuesto sus obras por toda la provincia y seguramente recordarán la magnífica exposición del año pasado, organizada por la Junta de Cofradías de Hermandades de Tomelloso en el Centro Cultural la Posada de los Portales. Desde el 16 de febrero y hasta el 2 de marzo, puede apreciarse su exquisito trabajo en la Biblioteca del Patronato Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Alcázar San Juan, donde expone 9 piezas en madera policromada y varios trabajos al óleo y al pastel siempre en la temática cristiana. Hoy conoceremos cuáles son las fuerzas y tensiones que guían su arte.

Vinicola Inline

¿Cuándo comenzaste a esculpir?

Desde muy pequeño empecé a producir arte, primero fue el dibujo, llenaba carpetas y carpetas con figuras de animales, en especial aves, a la distancia pienso que ¨el realismo¨ estaba germinando en mi interior. Luego, con once años más o menos, descubrí el modelado en barro y definitivamente lo convertí en mi modo de expresión artística. Recuerdo con cariño que llevaba las piezas al panadero, y el buen hombre me las cocía en el horno de la panadería. Luego empecé a estudiar en la Casa de la Cultura de Alcázar San Juan.

Cuelgatu

Cuéntanos cual fue tu primer trabajo religioso.

No sé si fue exactamente el primero, pero si el que recuerdo como disparador de lo que hoy es mi arte. Es una imagen de La Virgen de la Cabeza, patrona de Torrenueva, pueblo natal de mi madre. Se lo hice para ella, porque es ferviente devota de esa Virgen.

Globalcaja – Prestamo amigo Inline

¿Cuándo comienzas entonces con la imaginería?

No fue por una decisión estrictamente voluntaria, sino que fueron las circunstancias de mi vida las que me guiaron a la imaginería barroca. Había perdido mi trabajo y sentía que una forma de procesar ese mal momento era llenar el vacío de mi espíritu con lo que en ese momento necesitaba, ¨Esperanza¨. Así que simbólicamente comencé a trabajar en la imagen de ¨La Esperanza de Triana¨, una obra que hoy día posee el Ayuntamiento de Membrilla.

Todas tus obras tienen un realismo dramático muy importante desde la figura a la narrativa. ¿Qué te inspira a ello?

Respecto a la figura en sí, para esculpir la cara de Jesús, siempre utilizo como modelo las imágenes en negativo del manto de Turín y para el resto me he documentado mucho sobre imaginería barroca, porque siento que fue el punto más expresivo de este tipo de escultura. De allí aprendí la importancia de la anatomía y el contraste de texturas como la piel o la sangre. Por ello trato de reproducir la técnica utilizada en el siglo XVI, adaptándola a los materiales que puedo conseguir hoy en día. Respecto a la narrativa, como tú dices, me guía mi Fe cristiana. Soy un hombre creyente.

El año pasado, cuando expusiste en Los Portales de Tomelloso, fui testigo de cómo una señora mayor, frente a tu imagen de ¨Nuestro Señor Despojado¨, se persignó y lo besó. Ya sabemos que hace cuatro siglos atrás la imaginería tenía ese propósito, el de despertar emociones religiosas en el espectador, pero qué opinas de que eso ocurra hoy en pleno siglo XXI, en una señora que seguramente ve televisión y tiene un móvil.

Me emociona muchísimo poder transmitir mi propia fe en otras personas. La imagen de ¨Nuestro Señor Despojado¨, representa el momento en que Jesús es conducido al monte Calvario para ser crucificado y los Romanos le despojan de sus ropas. Un arquetipo cristiano para representar el dolor que todos llevamos dentro por una cosa u otra.

¿Cuál es ese dolor que duele tanto?

Las injusticias, el hambre, la guerra, los refugiados.

Pero también hay espacio en tu obra para la esperanza.

Por supuesto. Esa emoción la vuelco en mis imágenes de la virgen, la fuerza femenina que crea vida.

Por último te pregunto algo lógico en un artista tan joven ¿Qué esperas para tu futuro?

Pues… vivir de mi arte sin morir en el intento.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here