Salones Epilogo

Un Joven tomellosero, que responde al nombre de Alberto C.J. de 24 años, ha solicitado esta mañana su ingreso en el seminario de Ciudad Real. Uno de los padres encargados de las inscripciones ha recibido esta mañana una llamada telefónica en el que un joven de la ciudad solicitaba el acceso inmediato aduciendo que acababa de recibir un whatsapp con el llamamiento de Dios nuestro Señor.

Según ha podido saber este diario, el joven Alberto, que decidió no acabar sus estudios de bachillerato en el Eladio Cabañero, y que no quiso irse de ayudante de la construcción con su tío José C. alias «el jaro», lleva 6 años en su casa, sin realizar actividad (no estudia, no trabaja, ni lo intenta), según el propio joven ha reconocido, señalando que la crisis económica ha cercenado su emancipación juvenil.


Bodegas Verum

El sacerdote Don José B., le preguntó por teléfono, al joven sobre su repentina devoción, para constatar su idoneidad para ingresar y emprender el camino hacia el Señor, y el joven insistió en que había recibido el mensaje de Dios, y estaba convencido que tenía que hacerlo.

El sacerdote Don José B., consulto con el director del Seminario sobre el hecho, y este le recomendó, que aunque el chico es mayor de edad, llamará a uno de los curas de Tomelloso, que diera razón de lo que pasaba. Así se puso en contacto con uno de los curas de la localidad, y este tuvo a bien acercarse a la casa del joven Alberto, con el fin de hablar con él sobre su decisión de hacerse cura, y las motivaciones de esta decisión. El sacerdote, llegó a la casa del joven situada en el populoso barrio San José, «ladeo» las cortinas de color marrón, y golpeó el llamador (que era el típico de mano y bola) tres veces contra la puerta.


Ayto de Tomelloso – Teatro por los pelos

El Padre de Alberto, Nemesio C. quedó ojiplático cuando vio al sacerdote, y le preguntó  qué le podía ofrecer. El sacerdote, que conocía a Nemesio de alguna vez que habían cruzado saludo en el Bar Plinio le contó de la llamada de su hijo. No obstante le pidió que fuera prudente, porque iba contra la ley de protección de datos, y de paso que su hijo era mayor de edad.

Nemesio, llamó a su hijo Alberto, que estaba jugando con su playstatión en su alcoba. El joven al ver al sacerdote se dio cuenta que la cosa se ponía «fea». El sacerdote, se presentó como párroco de una de las iglesias de Tomelloso, y le preguntó sobre su vocación para entrar al seminario.


SAT San Jose

En realidad lo que había ocurrido es que, Nemesio C. H. de 63 años, y padre de Alberto, había tenido a bien buscarle «amo» para la campaña de vendimia que ya ha comenzado en La Mancha, y el joven se había cabreado con él, dado que no podía entender cómo su padre, podría querer que el realizara semejante labor, con el calor y las moscas que hay en la vendimia, y máxime ahora que se está echando la feria de Tomelloso encima, recordamos que empieza el 24 de agosto.

El joven Alberto, tras la conversación, le dijo al sacerdote, que se lo iba a pensar un poco más y que ya después de vendimia hablaban. A la fecha el joven tomellosero, tiene apalabrado irse con la cuadrilla de los «patutos» a coger «ugüas», de espuerta con el señor Nemesio.


AMFAR – Mujeres desarrollo rural

EUROCAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here