Salones Epilogo

Preocupación, era la palabra que después de la campaña agrícola de 2017 se percibía en el mundo agrario de nuestra comarca. Conocidas reuniones en Argamasilla de Alba, y en Tomelloso, auguraban un difícil 2018 para el riego y los regantes. Sin embargo, la naturaleza nos trajo lluvias y las nieves de forma copiosa en este 2018, y parece que cambia el color de la cara con el que enfrenta la agricultura comarcal este verano.

El pantano de Peñarroya, el cual visitamos ayer lunes, muestra señales de franca mejoría respecto a la cantidad de agua embalsada después de vendimia, lo que sin duda nos lleva al optimismo de la próxima campaña agrícola. De todos es conocido que el agua y la nieve que llegan a las tierras de Montiel suelen traducirse en un aumento del nivel de agua embalsada entre cuarenta días y cuatro meses después de que acontecen, nos comenta un agricultor del municipio, que como nosotros, respira aliviado contemplando el horizonte del agua que llega al pantano, “este año tenemos agua” nos comenta, con una sonrisa.


GFIMA Inmobiliaria

El nivel de agua embalsada supone ya el 52,94%, de los 51 hectómetros cúbicos que tiene como capacidad nuestro pantano. Estos datos son tremendamente positivos, pero aún está muy lejos de la media de los últimos diez años, que fue de un 83,90%, como nos señalan los amigos del portal embalses.net. Si comparamos los datos de agua embalsada actual, encontramos que aún estamos lejos también, de la que en 2017 había en el pantano, un 54,90%, de agua embalsada,  por lo que a pesar del crecimiento de casi un 2% semanal, no debemos lanzar las campanas al vuelo, y debemos seguir trabajando en el ahorro de este preciado bien.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here