carreteras

El Gobierno de Castilla-La Mancha está realizando tareas de mantenimiento y conservación de más de 1.800 kilómetros de la red viaria de la provincia de Ciudad Real, unas obras en las que invertirá un presupuesto de más de 153.000 euros y que se están realizando durante los meses de verano.



El director provincial de Fomento, Casto Sánchez, ha explicado que las tareas consisten en la reparación de diversos tramos de ‘quitamiedos’ y en el repintado de carreteras, según ha informado la Junta en nota de prensa.

En concreto, el Ejecutivo regional está actuando en la reparación de los ‘quitamiedos’ de diversos tramos de las carreteras CM-403 y CM-4106 en las inmediaciones de Porzuna; la CM-417 en el enlace con la autovía A-43 y la CM-4174 en el término de Miguelturra; la CM-3127 en Pozo de la Serna, la CM-3129 en el término municipal de Carrizosa, las carreteras CM-3012 y CM-3165 en la zona de Alcázar de San Juan; la CM-412 entre Moral de Calatrava y Granátula, la carretera CM-3111 a la altura de Socuéllamos y la CM-313 en el término de Tomelloso.



Además, las tareas de repintado para mejorar la señalización horizontal se están llevando a cabo en las carreteras CM-3129, CM-412, CM-4120, CM-4106, CM-4103 y CM-4017, situadas en las comarcas de los Montes, las zonas de Valdepeñas y Villanueva de los Infantes, Villarrubia de los Ojos y Fuente el Fresno, entre otras.

Estas actuaciones se enmarcan dentro del programa anual de conservación de la red viaria regional en la provincia de Ciudad Real, plan diseñado para reparar desperfectos sufridos en las protecciones o ‘quitamiedos’ a consecuencia de golpes y accidentes, así como para mejorar la señalización horizontal de las carreteras autonómicas al objeto.



El director provincial de Fomento ha asegurado que el propósito de las obras es «aumentar la seguridad de la circulación», algo que ha considerado como un «objetivo prioritario» del Gobierno regional.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre