CARMEN_BALLESTEROS_Y_JACINTA_MONROY

La secretaria de Política Municipal del PSOE en la provincia de Ciudad Real, Jacinta Monroy, ha pedido al Gobierno de España que aborde la reforma de la administración local con consenso y deseche la idea de “ir contra todos” en una ley de tanta trascendencia para la vida diaria de los ciudadanos.



Monroy ha reconocido la necesidad de los municipios de disponer de una nueva legislación adaptada a los tiempos y a la realidad actual, pero haciendo las cosas mucho mejor de lo que contempla el Partido Popular para acometer esta reforma.

La principal reivindicación de los socialistas pasa por situar a las personas en el centro de toda la reforma de la administración local en lugar de mirar única y exclusivamente con criterios economicistas.

En este sentido, la alcaldesa de Castellar de Santiago y miembro del PSOE en la Federación de Municipios y Provincias (FEMP), Carmen Ballesteros, ha indicado que por experiencia propia puede decir que “la rentabilidad de los servicios no se mide por lo económico, sino por la satisfacción de los vecinos al ver garantizadas sus necesidades”.

Ballesteros se ha mostrado muy crítica con el texto que proponen los ‘populares’ porque asegura que “vacía de sentido y de servicios a las zonas rurales”, especialmente a las más alejadas por su geografía u orografía, por lo que ha sentenciado que es la “puntilla” definitiva a los pueblos más pequeños.

La filosofía que contempla el Gobierno de Mariano Rajoy con la reforma de la  Ley de Bases del Régimen Local es, según Ballesteros, “que si alguien quiere venir a vivir a nuestros pueblos, yo te doy el agua, te recojo la basura y te arreglo la calle, pero no te doy ni escuela, ni guardería, ni vivienda tutelada ni ningún servicio” de esta índole.

La representante socialista en la FEMP ha subrayado también que “no existe ningún precedente democrático en España que ataque de una forma tan grave a la administración local como lo hace esta reforma”, y la teoría que esgrime es que “roba competencias a los municipios que resultan incómodas para el Gobierno al no coincidir con el modelo que ellos tienen en mente, que no es otro que la degradación definitiva del sistema de servicios sociales”, además de conllevar a la eliminación directa de miles de puestos de trabajo.



Jacinta Monroy ha explicado de un modo muy gráfico algunas de las consecuencias negativas de la reforma de la administración local que ahora mismo tiene sobre la mesa el Partido Popular. “Supondrá que los municipios no sean responsables de sus bibliotecas, tampoco de la limpieza y el asfaltado de las calles y no van a tener servicios sociales”.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre