La Audiencia Provincial de Ciudad Real tiene previsto juzgar el próximo miércoles, 13 de enero, a R.R.T., acusado de agredir sexualmente a su pareja de forma continuada y de amenazarla con revelar varios vídeos en los que ambos mantenían relaciones sexuales grabados sin que ella lo supiese. Unos hechos por los que la Fiscalía ha pedido más de 18 años de prisión para R.R.T. por un presunto delito continuado de quebrantamiento de medida cautelar, otro delito continuado de agresión sexual con acceso carnal por vía vaginal y bucal, un delito continuado de descubrimiento y revelación de secretos y uno de conducción temeraria.

El escrito de acusación recoge que los hechos se remontan a septiembre de 2019, cuando la denunciante le comunicó que daba por finalizada una relación que habían retomado pocos meses antes tras un episodio de malos tratos del acusado sobre ella que acabó con una orden de alejamiento y con un ingreso por parte de ella en la casa de acogida de Tomelloso.



Un tiempo en el que el acusado, que se encontraba en paradero desconocido para la Justicia, le estuvo insistiendo para retomar la relación, continúa el relato del escrito de acusación, cosa que consiguió en los últimos días de julio de 2019 cuando la mujer alquilo un piso en Ciudad Real y comenzó a trabajar en un restaurante.

Durante este tiempo mantuvieron varios encuentros sexuales que el acusado grabó sin consentimiento de ella y cuando la mujer le dijo en alguna ocasión que quería dejar la relación, según la Fiscalía, el acusado le amenazo con mandar los vídeos a las tres hijas que tenía la denunciante de un matrimonio anterior.

Así, el 28 de septiembre, y tras comunicarle la denunciante que daba por finalizada la relación ya que había conocido a otra persona y tenía pensado iniciar una relación sentimental, el acusado se presentó en el restaurante donde ella trabajaba e intentó convencerla de que se fuera con él. Mientras los compañeros llamaron a la Policía y cuando estos, continua el relato, llegaron al restaurante, el acusado huyó en su vehículo protagonizando una persecución, durante la cual condujo de manera temeraria. Finalmente fue detenido e ingresó en prisión provisional.

Por otro lado el escrito señala que la denunciante sufre trastorno de ansiedad, ánimo depresivo y trastorno de estrés postraumático.

Además, el Ministerio Fiscal ha solicitado una indemnización de 15.000 euros para la denunciante por los daños morales, así como la prohibición de acercarse o comunicarse a menos de 500 metros y someterse a programas de formación de Educación Sexual por un periodo de 10 años.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre