Tomelloso es un municipio especial, lleno de historia, patrimonio y cultura. Por ello, desde enTomelloso.com lanzamos una campaña que busca dar a conocer la ciudad tanto a los turistas como a sus propios habitantes. A través de las piezas de Manuel Buendía, colaborador del equipo, nos iremos adentrando en la historia del municipio, y en aquellos elementos o circunstancias que marcaron nuestro carácter y nuestra cultura.

Conocer nuestra historia es conocernos a nosotros mismos, pero también es importante adentrarnos en nuestro patrimonio material e inmaterial, aquello que posee la ciudad y que la hace tan especial y única. Los museos, las cuevas-bodegas, los bombos, las chimeneas y los personajes más ilustres también forman parte del valor del municipio, por lo que no podrán faltar dentro de esta nueva sección: “Conocer Tomelloso”.

La ciudad de Tomelloso está situada en el extremo noreste de la amplia provincia de Ciudad Real, en el corazón de la comarca llamada “La Mancha Centro”. Se trata del municipio de mayor población de la zona, y el octavo de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha (incluyendo las cinco capitales), con una población de 36.168 habitantes en 2020. La superficie del término municipal es de 241,82 kilómetros cuadrados, una extensión muy pequeña en comparación con sus habitantes.

El terreno del municipio es prácticamente llano, salvo en el sureste, donde se eleva suavemente para conectar con la altiplanicie del Campo de Montiel, en el que se encuentra el conocido Parque Natural de las Lagunas de Ruidera. Prácticamente todo el término municipal está dedicado principalmente al cultivo de la vid, algo de olivares y pasto, aunque en las últimas décadas se ha destinado una parte al cultivo de hortofrutícolas, principalmente al melón. Estos cultivos han sido posibles gracias al Acuífero 23 del río Guadiana, ya que el único río que atraviesa el término municipal es el pequeño Córcoles, cuyo caudal suele estar seco.

TOMELLOSO DESDE EL PRINCIPIO

Las primeras noticias registradas sobre Tomelloso se sitúan en el año 1530, en las que se habla de un pozo donde los pastores de la zona llevaban su ganado a abrevar. Estaba situado en un importante cruce de caminos, en la confluencia de la Cañada Conquense con la vereda de Alhambra, y cercano también al Real Camino de Carreteros que conducía hacia Levante.

Eran tierras baldías utilizadas para el pastoreo, no teniéndolas todavía como tierras de labor. Hacia mediados del siglo XVI se formaron algunas quinterías en torno al pozo, ya que se empezaron a labrar algunas tierras por parte de vecinos de Socuéllamos, villa cuyo término las cubría, y que a su vez pertenecían a la Orden Militar de Santiago. Tomelloso seguiría creciendo en número de vecinos, y en el año 1589, previo pago de una determinada cantidad de maravedís a la Corona, se independizaría de Socuéllamos, pudiendo gozar así de las mismas condiciones jurídicas que el resto de villas de la Orden de Santiago.

No obstante, esos primeros habitantes de Tomelloso pudieron disfrutar durante poco tiempo de su independencia, ya que en 1592, tras un complejo proceso judicial como consecuencia de unas engorrosas reclamaciones de Socuéllamos, perdería su independencia durante casi dos siglos más. No sería hasta el año 1769, tras un proceso de 11 años, en el que se concilió a las dos partes para acordar los límites del término y la indemnización. Fue entonces cuando Tomelloso por fin logró la independencia definitiva (el municipio entonces tenía alrededor de 1.500 habitantes).

Esta independencia hizo consolidar la tendencia de crecimiento del municipio, llegando a finales del siglo XIX a los 14.000 habitantes. Durante todo ese siglo se empezó a plantar viñedo en su terreno, y durante la segunda mitad de ese siglo se empezó a definir la cultura, el carácter y la economía de la ciudad. Pero, ¿Qué elementos serían los que definirían finalmente al municipio? La respuesta, en el próximo capítulo de “Conocer Tomelloso”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here