Foto Nota Barrios con Vida. Cuenca

Unos cincuenta vecinos de Cuenca capital han participado en un proyecto sobre salud comunitaria con el que se pretende realizar un diagnóstico de salud sobre la ciudad, además de actualizar la guía de recursos socio-sanitarios e identificar otros activos en salud gracias a la participación de la comunidad.


Vinicola Inline

Beatriz Vilariño, médica especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y María del Rosario López Fernández, médica residente de la misma especialidad son las responsables de este proyecto en el que también se han implicado las trabajadoras sociales de los Centros de Salud de la Gerencia del Área Integrada de Cuenca y los alumnos de Trabajo Social de la Universidad de Castilla-La Mancha.

El proyecto, que se encuentra en la fase de análisis, fue presentado durante la Jornada de Residentes que se celebró el pasado mes de mayo en el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca y ha recibido el nombre de “Barrios con vida”, ya que el objetivo principal es explorar las condiciones de vida en la ciudad con un enfoque salutogénico, que permita realizar intervenciones futuras con la población, aprovechando y potenciando sus fortalezas.



La metodología utilizada es cualitativa y de acción-participación, ya que además de realizar un diagnóstico de salud comunitaria en base a indicadores de salud, se identifican los activos de salud o recursos por barrios mediante la participación de los vecinos, siendo ellos mismos los que realizan dicha identificación y los que explican a su vez los motivos por los cuales son activos en salud para ellos, lo que las investigadoras consideran que es “la verdadera fortaleza del estudio”.

El diagnóstico de salud comunitaria se está realizando basándose en los indicadores tanto demográficos como de salud utilizados por el Observatorio de Salud de Asturias, que hacen referencia a resultados en salud, calidad asistencial, estilos de vida, socio-económicos y de calidad ambiental; mientras que de la actualización de la Guía de Recursos Socio-Sanitarios se han encargado las trabajadoras sociales de los Centros de Salud de Cuenca.


AMFAR  – Fin de Año

El trabajo de campo ha sido la tercera fase del proyecto y ha consistido en la identificación de activos en salud mediante la participación de la comunidad, un trabajo que se ha realizado en colaboración con la Facultad de Trabajo Social de la UCLM que ha facilitado el que sus alumnos pudiesen realizar sus prácticas con el equipo de “Barrios con vida”.

Las siguientes fases el proyecto se centrarán en el análisis y evaluación de los resultados, la extracción de conclusiones y el planteamiento de diferentes propuestas de intervenciones comunitarias que habrán nacido no sólo de la explotación de los datos del diagnóstico de salud si no de los propios vecinos que habrán planteado qué es aquello sobre lo que más les interesa actuar.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here