La tramitación del Proyecto de Ley de Presupuestos Generales de Castilla-La Mancha para el próximo ejercicio está afrontando este martes su recta final en un debate tranquilo toda vez que desde primera hora de la mañana se despejaba la duda del sentido del voto de los cuatro diputados de Ciudadanos, que finalmente darán luz verde sumando así su apoyo a la mayoría absoluta del PSOE tras conseguir cuatro nuevos compromisos.

En la sesión que acoge el Convento de San Gil, se están debatiendo un total de 18 bloques que mantienen casi 200 enmiendas del Grupo Popular -sin visos de salir adelante en ningún caso- y casi otro centenar de los matices introducidos por Ciudadanos, algunas de las cuales se incorporarán al texto tras las votaciones.



Antes de arrancar la sesión, la portavoz de Cs anunciaba que su bancada votaría a favor tras conseguir 21 millones de euros más para autónomos, ayudas a la conciliación, elevar el peso de la Atención Primaria dentro del presupuesto sanitario hasta el 25% y blindar la congelación de impuestos.

Este anuncio era calificado por el PP como un «teatrillo» de la formación naranja y el partido del Gobierno; y de un ejemplo de «altura de miras» según el punto de vista del PSOE. Con todo, este avance de preacuerdo ha marcado un pleno que acabará sin sobresaltos.

CS AVISA AL GOBIERNO: «NOSOTROS PODEMOS EXIGIR, USTEDES, NO»

Eso sí, el Grupo Ciudadanos, en boca de su diputado David Muñoz Zapata, ha avisado que el mero hecho de que su partido vote a favor de las cuentas les da autoridad para ser la «voz legitimada» para fiscalizarlos y controlar su gestión. Este aviso coincidía en el tiempo, pocos minutos pasado el medio día, con el cante del Gordo de la Lotería, agraciado con el 72.897



Así, ha avisado al consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, de que si tras la aprobación de los presupuestos presenta una Ley de Acompañamiento para subir impuestos, «estarán rompiendo el pacto». «Nosotros podremos exigirles, ustedes, no», ha aseverado.

Este aviso venía en el debate del tercero de los 18 bloques a debate antes de las votaciones finales, fase de la discusión en la que el diputado del PP Miguel Ángel Rodríguez ha lamentado, para justificar que su partido no se sumara al Pacto por la Recuperación, que nunca tuvieron información.

En este punto, ha defendido que los ‘populares’ sí que tienen tendencia a llegar a acuerdos, como así han demostrado en la tramitación de presupuestos de la Diputación de Ciudad Real. Esto ha sido posible, según ha dicho, debido al mayor «talante» del presidente de aquella institución, José Manuel Caballero, en contraposición con la actitud de Emiliano García-Page.



«La papeleta de Núñez cuando tenga que asumir el Gobierno será terrible», ha alertado, recordando cómo el PSOE es un partido que ha sido capaz de pactar en el pasado con los «comunistas» de Podemos.

En este punto, el socialista Fernando Mora daba la réplica. «Claro que pactamos con Podemos, y ahora no están ni en el Gobierno ni en el Parlamento. No se ría, que igual se repite ahora en el Estado. Podemos tiene un cacao mental importante, pero de comunistas, tienen poco», ha apuntado.

COSPEDAL SE CUELA EN EL DEBATE

El segundo de los bloques debatidos, relativo a las 50 enmiendas que quedaban vivas en el capítulo de Presidencia –45 del PP y 5 de Cs–, ha salido a relucir el nombre de la expresidenta regional, la ‘popular’ María Dolores de Cospedal.



Era la socialista Rosario García Saco quien recordaba cómo cuando ella gobernaba la región «se erigió como defensora de la familia con un plan de maternidad» que surgió, según opina, debido al fracaso de la ley del Aborto planteada por Alberto Ruiz Gallardón cuando ejercía el Ministerio de Justicia.

María Roldán salía en defensa de su expresidenta y pedía a la parlamentaria socialista retirar estas afirmaciones, algo que finalmente no se ha producido; mientras que la diputada de Cs, Carmen Picazo, se limitaba a defender sus enmiendas a este capítulo, encaminadas a mejorar la conciliación familiar y laboral.

INFRAESTRUCTURAS

El debate ha seguido finiquitándose por la vía rápida con sucesivos bloques sobre infraestructuras, transportes, infraestructuras y servicios educativos o políticas de cultura y deportes.



En estos ámbitos, el diputado naranja Alejandro Ruiz defendía las aportaciones de su grupo aludiendo a la falta de inversión en guardaraíles o el «ridículo» en el que la clase política ha incurrido por inacción para protegerse de la supresión de líneas de ferrocarril, sobre todo en la provincia de Guadalajara.

«Se han recortado líneas de transporte cuando los ciudadanos más necesitaban viajar holgados. Eso es lo que hemos hecho los políticos con nuestra inteligencia», ha lamentado.

La diputada conquense María Roldán volvía a subirse al estrado para dar la voz al PP, defendiendo unas enmiendas que, por ejemplo, reclamaban la eliminación de puntos negros en carreteras, si bien también introducía proyectos como el centro de salud del pueblo donde es alcaldesa, Horcajo de Santiago.

«¿Por qué no lo ponen en marcha? ¿Porque yo soy la alcaldesa? Nos siguen engañando», lamentaba desde la tribuna de oradores.

María Isabel Sánchez cerro replicaba desde la bancada socialista acusando al PP de intentar «eliminar» con sus enmiendas la empresa pública Gicaman, ya que gran parte de las mismas detraían presupuesto de sus fondos; al tiempo que lamentaba que Roldán usara la sede parlamentaria para hacer «política municipal» en lugar de política regional.

El capítulo de infraestructuras educativas mantenía siete enmiendas de Cs que su portavoz ha defendido centrando su discurso en la «dicotomía» que a veces existe entre las competencias municipales y autonómicas a la hora de afrontar el gasto en obras mayores o menores.

Además, ha urgido al Gobierno autonómico documentación al respecto de cómo se han seleccionado los proyectos de actuación en centros educatiivos de la región. «Queremos aclaración de por qué unos sí y unos no».

PRIETO DEFIENDE 37 PROYECTOS Y RODRIGO LE ASEMEJA A UN NIÑO DE SAL ILDEFONSO

El sorteo de la Lotería de Navidad que compartía espacio informativo con este debate también ha tenido alusión entre los escaños. Así, después de que el ‘popular’ Benjamín Prieto defendiera sus enmiendas en materia de inversión educativa hasta 37 proyectos concretos, con especial incidencia en la necesidad de poner en marcha un nuevo colegio en Las Pedroñeras, el socialista Iván Rodrigo le asemejaba con un niño de Sal Ildefonso.

«Nosotros lo que queremos es mejorar los presupuestos. Sabemos sumar y multiplicar», aseguraba Prieto citando obras importantes que no se recogen en las cuentas como en Casasimarro o Cañamares; mientras que Rodrigo replicaba: «Miiiiiil eeeeuros, miiiiill eeeeuros. Por favor, vamos a ser serios. Ustedes solicitan 37 reformas por 500.000 euros. Parece más un catálogo de juguetes», lamentaba.

Las enmiendas de ámbito educativo continuaban en un séptimo bloque donde Ciudadanos defendía cinco enmiendas entre las que destacan un millón de euros para implementar estudios de Enología en Cuenca; el PP hacía lo propio con otros cinco matices orientados, entre otras cosas, a mejorar la adaptación al teletrabajo; peticiones que el PSOE ha solventado con la talaverana Diana López defendiendo el dictamen.

El octavo bloque de enmiendas remataba asuntos sobre cultura y deportes con diez enmiendas naranjas y seis ‘populares’.

Las de Cs pasaban por más financiación para los consorcios de Cuenca o Toledo o mejorar el Museo del Quijote de Ciudad Real o cubrir algunos pabellones deportivos en centros escolares; mientras que el PP volvía a insistir en inversiones ya demandadas este año, como formación para deportistas, un centro de referencia o mejorar el circuito de Talavera.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre