El fin de semana y el lunes el tiempo estará marcado en la Península por una baja fría que se situará en el Cantábrico y que se rellenará para alejarse hacia el norte y dará lugar a lluvias que afectarán al norte de la Península y en el Estrecho y que podrán extenderse sobre todo a la mitad noroeste peninsular, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) que espera que la inestabilidad permanezca hasta el viernes de la próxima semana, aunque progresivamente irán subiendo las temperaturas.

En concreto, este viernes las lluvias, chubascos y tormentas ocasionales afectarán a Galicia, Asturias, León y área del Estrecho que, con menor intensidad, se extenderán a otras zonas de la mitad noroeste peninsular.



A partir del sábado las precipitaciones serán más débiles en Galicia, oeste de Asturias y Pirineos y serán poco probables en el resto del tercio norte peninsular.

En el resto de la Península habrá intervalos nubosos y nubosidad de evolución, que no alcanzará al área mediterránea donde predominarán los cielos poco nubosos.

En Canarias se prevén intervalos nubosos y hay posibilidad de alguna lluvia débil en el noroeste de las islas.

En cuanto a las temperaturas, se espera que asciendan este viernes en el extremo norte de la Península pero descenderán en el resto de la Península, aunque ya desde el sábado empezarán a ascender de manera generalizada.

El viento este viernes será fuerte o con intervalos de fuerte del oeste y suroeste en amplias zonas de la Península y de Baleares y amainará a partir del sábado.

Además, la AEMET prevé que desde el martes hasta el jueves próximo de nuevo aumentará la inestabilidad en la Península de forma que lloverá en Galicia, en el Cantábrico y en Pirineos y serán probables también las precipitaciones en el entorno de los sistemas Central e Ibérico y que no se descartan en el resto de la Península y del área mediterránea. También habrá posibilidad de lluvias débiles en el norte de las islas Canarias de mayor relieve.



Las temperaturas probablemente descenderán en la Península durante esos días.

Por último, apunta que el próximo fin de semana, desde el viernes 19 hasta el domingo 21 dentro de un amplio margen de incertidumbre, tenderá a aumentar de forma gradual la estabilidad.

El viernes será probable que predomine el tiempo estable y sin precipitaciones en gran parte del país, aunque todavía serán probables las precipitaciones en el Cantábrico occidental y Pirineos.

El sábado y el domingo la posibilidad de las mismas queda restringida al tercio norte peninsular, con temperaturas en aumento en la Península, que podría ser notable en el interior. El viento tenderá a rolar a levante en el área del Estrecho y Alborán, con régimen de alisios en Canarias.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre