El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha ofrecido a PSOE, PP y Ciudadanos –los tres partidos con representación parlamentaria– un gran pacto por la reconstrucción social y económica de la región cuando termine la crisis sanitaria.

Fuentes del Gobierno regional han adelantado a Europa Press que ese pacto iría en paralelo al pacto nacional que se está negociando pero en cualquier caso, «ocurra lo que ocurra», en España el Gobierno castellanomanchego «se va a empeñar» en que existe ese pacto a nivel regional.



Ese pacto persigue que haya una unidad de acción a la hora de pelear por la financiación autonómica que «ahora más que nunca» va a ser «imprescindible» para abordar el corto y medio plazo.

También persigue, según estas mismas fuentes, pelear por los fondos que van a venir de Europa y para blindar los servicios públicos esenciales.

DOS PREMISAS

En una comparecencia posterior, el vicepresidente de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, ha planteado dos premisas para llegar a este pacto por la reconstrucción social y económica con el resto de fuerzas políticas con representación parlamentaria, los agentes sociales e instituciones como diputaciones y ayuntamientos.

La primera de ellas es que se deben «blindar» los servicios públicos de la Comunidad Autónoma con el fin de que queden garantizados. «Estamos viendo que ante la mayor crisis sanitaria que ha vivido la Unión Europea y el conjunto del Planeta ha sido posible responder gracias a la fortaleza de nuestros servicios públicos», ha añadido, para agregar que «ninguna decisión» puede poner en riesgo su supervivencia.

La otra premisa a la que se ha referido Guijarro para alcanzar este pacto es trabajar para no dejar a nadie «en la cuneta» y que no haya ninguna persona que, desde el punto de vista social, se sienta abandonada por el conjunto de la sociedad, «actuando desde las instituciones».

«Para que se pueda cumplir va a ser necesario mucho esfuerzo, dedicación y dejar a un lado muchos prejuicios desde el punto de vista ideológico porque creemos que lo importante es garantizar el crecimiento y el desarrollo de Castilla-La Mancha», ha manifestado.

CAMBIAR «MUCHA LEGISLACIÓN»

También ha advertido el vicepresidente regional de que la Junta va a tener que cambiar «mucha legislación» para poder adoptar toda aquella iniciativa empresarial que esté pensando en instalarse en la Comunidad Autónoma. «Tenemos que ser tremendamente ágiles para que ningún proyecto empresarial se quede en el camino».

«Por eso, esta misma semana nos vamos a poner a trabajar para tener cuanto antes un esquema de temas para incluir en este acuerdo», ha indicado Guijarro, para señalar que tiene que ser un acuerdo a medio y largo plazo con decisiones para garantizar la recuperación económica y social.

Con todo, ha dicho que desde el Gobierno regional van a intentar con todas sus fuerzas que este acuerdo –al que ha pedido que se sumen también agentes sociales e instituciones como diputaciones y ayuntamientos– llegue a buen puerto y se enmarque dentro de un pacto nacional de similares características.

«Creemos que el conjunto de la sociedad tiene que verse protagonista de este pacto regional porque tenemos que hacerlo entre todos al ser una situación que va a ser muy complicada y que puede ser incluso peor que la crisis del 2008», ha argumentado Guijarro.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre