El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha avanzado que al margen del equipo de más de 400 rastreadores de coronavirus, su Ejecutivo va a aprobar la creación de una nueva unidad de profesionales sanitarios que se dedicará a realizar llamadas telefónicas a los domicilios de los castellanomanchegos para preguntar si presentan síntomas de la enfermedad.

En rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno Extraordinario de este viernes, García-Page ha pedido a la ciudadanía que «no se alarme» si reciben esta llamada, ya que solo se pretende preguntar por la situación de todas las casas.

Esto «ayudará a tranquilizar y a detectar precozmente», una estrategia con la que la región quiere «ser la primera en el intento de ir por delante del virus».

García-Page ha hecho una segunda petición, «la más dolorosa» que ha hecho en su vida política, y que pasa por dejar una distancia de hasta dos metros de separación con las personas mayores.

«Es el mayor gesto de aprecio que podemos tener los hijos y los nietos con los más mayores. Nuestra obligación es detectar el virus, pero también preservar la salud de nuestros abuelos», ha zanjado.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre