Cuando llevamos casi dos meses de confinamiento, y empezamos a ver más cerca el final, o así lo deseamos, nos preguntamos cómo será nuestra vuelta a la normalidad, ese momento tan ansiado por todos. Si bien, para llegar hasta ahí, y en el caso concreto de nuestra región, llevamos muchos contagiados y lo que es peor, muchas muertes, la tercera Comunidad Autónoma de España.

Pero detrás de esta crisis sanitaria tenemos a las espaldas una crisis económica de la que tardaremos en salir, y más cuando el Gobierno de Page no toma las medidas necesarias de apoyo a nuestra economía para que Pymes y Autónomos puedan resurgir de sus cenizas. Somos capaces de contar desempleados y no somos capaces de contar fallecidos, y si contamos los primeros, las cifras de nuestra región son alarmantes, y esto no ha empezado.



La cifra de parados en Castilla-La Mancha aumenta y la cifra de ERTES afecta ya a más de 79.000 personas. Por orden, a la cabeza va Toledo, seguido de Ciudad Real, Albacete, Cuenca y Guadalajara. Por sectores los más afectados son la hostelería, el comercio y la industria manufacturera. Es de todos sabido la importancia del turismo en nuestra región y, sobre todo, en determinadas provincias, un sector muy castigado por la crisis sanitaria.

Y ante esta situación para llegar al día después del confinamiento, ¿qué ofrece el Gobierno de Page? Llevo días leyendo y escuchando ruedas de prensa y aún no he visto ninguna medida que nos pueda ayudar a salir del abismo al que nos ha llevado esta pandemia que vivimos. Tan solo se han limitado, y con retraso con respecto a otras comunidades, a publicar una orden que amplía el plazo para la presentación de los tributos cedidos a la Comunidad Autónoma.

Los autónomos y PYMES de la región todavía no comprenden como se les ha cargado el recibo de la Seguridad Social a final de mes, y lo peor está por venir, el día 20 de abril se han pagado impuestos, se volverán a pagar el 20 de mayo, antes del 30 de junio la Renta, y en julio el Impuesto sobre Sociedades. Todo esto, por supuesto, si la Ministra de Hacienda no tiene una ocurrencia mejor.

La propuesta hasta la fecha del gobierno del PSOE en nuestra región es ofrecer una línea de Avales COVID-19 destinados a facilitar el acceso a la financiación de PYMES y Autónomos, “para impulsar iniciativas que faciliten la recuperación de la senda del crecimiento”, así lo definen en su web institucional.

Y yo me pregunto, ¿qué piensan los empresarios de esta medida, la única hasta la fecha? Pues lo dejan claro, “Avalan financiación”, es decir, entrega de liquidez al empresario, sí, pero para devolverlo después al coste que las entidades financieras pacten con la Junta. Decían que sin coste pero a día de hoy los tipos llegan a alcanzar el 2,25 por ciento y las comisiones de apertura y cancelación rondan el 1 por ciento. Los avales son necesarios pero no son la solución. El gobierno regional puede y debe implementar otras actuaciones que permitan contrarrestar la bajada de la facturación y de ingresos, para así poder mantener los puestos de trabajo.

Parece que la única finalidad de las líneas de crédito avaladas es pagar los impuestos. Nuestros empresarios, además de financiación, requieren de otro tipo de ayudas más inmediatas y generosas para los tiempos que vivimos. Por eso, y desde el Partido Popular, nuestros presidentes Pablo Casado y Paco Núñez, llevan días solicitando medidas que ayuden a nuestros autónomos y empresas, evitando más ERTES y desempleo. Por eso, para nuestra región, reclamamos entre otras:



Que la Comunidad Autónoma asuma las cuotas de autónomos que viven y tienen sus negocios y empresas aquí de los meses de abril, mayo y junio, en especial, de actividades esenciales y profesionales que siguen trabajando.

Hemos solicitado al gobierno regional que ponga a disposición de los autónomos liquidez materializada en ayudas a fondo perdido para sus negocios y proyectos de inversión, de forma que el empleo sea un objetivo de nuestra comunidad en los próximos meses.

Es necesario que todos los autónomos puedan recibir una ayuda, un cheque a fondo perdido, que no sea inferior a 3.500 euros para dotarles de liquidez debido a la fuerte disminución de ingresos y cobros en los próximos meses. Es decir, ayudas urgentes que permitan a las pymes mantenerse hasta que se den las condiciones necesarias para continuar la actividad.

Agilizar todos los trámites burocráticos, sobre todo en lo referente a la tramitación de ayudas, reapertura de empresas y altas de actividad y pagos de todo tipo de impuestos.
Es necesario una bonificación de la Tasa sobre el Juego del 100 por ciento mientras dure el estado de alarma y, posteriormente, del 50 por ciento para los ejercicios 2020 y 2021.

Exención en los Impuestos sobre Sucesiones y Donaciones para los familiares de fallecidos por COVID-19.

Es urgente y necesario que nuestra Comunidad Autónoma reclame al Gobierno Central las cantidades que Trabajadores y Empresarios dedican al Fondo de Formación Profesional. Estas cuantías deben destinarse a las Políticas Activas de Empleo, a la formación de los trabajadores y desempleados de nuestra región, y más en los momentos actuales. Este gobierno, no puede ni debe quedarse de brazos cruzados.

Es muy importante que el gobierno regional ponga a disposición de los autónomos y empresarios medios gratuitos para la mejora de la seguridad y salud en el trabajo por motivos del COVID -19.

Seguimos apostando por la bajada de tipos impositivos en los tramos del IRPF, así como por mayores deducciones en la cuota pues, de otra forma, no se entiende que el gobierno de Pedro Sánchez permita rescatar Planes de Pensiones por causas de ERTE, tributables en IRPF, si no se incorporan ventajas fiscales adicionales.

Nuestra hostelería, tan castigada en la región, necesita tener claro cómo y cuándo llega “la desescalada”, necesita saber qué ayuntamientos y diputaciones les van a bonificar y permitir aplazar impuestos tales como IAE, IBI, Tasa de Basura, Tasas por apertura de terrazas, etc. En definitiva, necesitan respirar, para que los trabajadores, ahora en ERTES aún sin cobrar, puedan volver a sus puestos de trabajo.

En resumen, el Partido Popular de Castilla-La Mancha seguirá apostando por nuestra región, por la realización de test a toda la población, porque queremos salir de esta, luchar para que nuestra región no sea de las más pobres de España, y para ello son necesarias políticas que favorezcan la tributación de los autónomos y nuestras Pymes, es decir, ayudas directas para el fomento de nuestra economía. Solo así conseguiremos que se mantenga, al menos, el empleo y la inversión. Es necesario evitar la descapitalización de empresas y la pérdida masiva de empleos, el gobierno regional debería luchar por su tejido empresarial.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre