El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se establecen normas de control de subproductos no destinados al consumo humano y la sanidad animal en la caza mayor para evitar el contagio de enfermedades entre varias especies susceptibles de alimentarse con animales domésticos y silvestres.

Así, con la nueva normativa, los residuos procedentes de la caza mayor se podrán dar a las aves necrófagas o a las rehalas, entre otras novedades.


Advertisement

El Real Decreto promoverá la gestión correcta de los residuos que genera la caza para evitar que sirvan de alimento a carnívoros oportunistas y jabalíes. De esta manera, señala el Gobierno que se mejorará la situación sanitaria actual en las distintas enfermedades sometidas a programas de control.

Los nuevos requisitos se aplicarán a todas las modalidades cinegéticas de caza mayor colectiva en todo el territorio nacional y se entiende como tales aquellas en las que el número de puestos es superior a cuarenta o el número de piezas abatidas es superior a veinte por jornada de caza.



Las medidas que se contemplan se refieren no solo a la gestión de subproductos por empresas autorizadas, sino que, en función de la categorización de los mismos en base a su riesgo sanitario, se contemplan alternativas de gestión, menos costosas y más fácilmente aplicables, que a su vez no comprometen la conservación de las especies necrófagas.

Entre estas, incluye el enterramiento, con prescripciones técnicas mínimas, la alimentación de especies necrófagas en muladares; alimentación de necrófagas de interés comunitario en las zonas de protección para las mismas; alimentación de rehalas.

El texto, además, armoniza las diferentes legislaciones autonómicas, ya que algunas comunidades ya cuentan con una legislación autonómica propia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here