Más de un centenar de personas participan en la jornada: ‘La feminización de la pobreza’, que se celebra en el marco de las actividades programadas desde el Aula de Estudios Laborales y de Seguridad Social UCLM-CCOO, junto a la Facultad de Relaciones Laborales y Recursos Humanos de Albacete, que, en esta ocasión, pone el acento en la situación de pobreza, discriminación y exclusión de la mujer. La jornada, que cuenta con relevantes expertos en la materia, se estructura en diferentes ponencias y debates posteriores. La apertura de la misma ha corrido a cargo de la vicerrectora de Transferencia e Innovación, Ángela González, junto a la decana de la Facultad, Mª José Romero; la secretaría de la Mujer de CCOO-CLM, Rosario Martínez, y la secretaria de la Unión Provincial de CCOO, Carmen Juste.



La jornada se iniciaba con un acto de apertura en el que la vicerrectora ha indicado que este foro permitirá hacerse la pregunta de por qué la pobreza afecta más a mujeres que a hombres. “En la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) se plantean preguntas y el conocimiento crece buscando respuestas”, indicó, a la vez que señalaba que compartir el espíritu crítico ayudará a obtener resultados que puedan guiar en el diseño de instrumentos para conseguir la igualdad entre ambos sexos.

Por su parte, la directora del seminario y decana de la Facultad, Mª José Romero, ha moderado el debate de las primeras ponencias, que han versado sobre la desigualdad y discriminación de la mujer y las medidas de lucha contra la pobreza y la exclusión social de ésta. En dicho contexto, Mª José Romero ha indicado que la responsabilidad, tanto de la pobreza como de la riqueza, es de la sociedad y que, “con el tiempo, se ha ido revocando esa idea nociva de que el pobre es enteramente responsable de su pobreza”.

En este punto, la profesora de la UCLM ha señalado que hay que ser optimistas, apostando por políticas sociales que protejan a los vulnerables para afianzar el estado de bienestar y actuar desde la educación y desde el ordenamiento jurídico laboral y de seguridad social para prevenir la aporofobia o rechazo a las personas pobres.

Igualmente, ha ofrecido datos y cifras que indican que “la pobreza es también una cuestión de género y que la idea de que la vida de las mujeres está mejorando en todo el mundo es un espejismo”, dijo, a lo que añadió que la desigualdad de género “supone un enorme impedimento para que las mujeres puedan vivir libres de pobreza y conseguir los recursos materiales e inmateriales necesarios para hacerle frente”.

La jornada continúa con su programa de tarde, a partir de las 16.30 horas, en el que se abordará la desigual protección social de la mujer en nuestro ordenamiento jurídico y la negociación colectiva y discriminación por razón de género, temas sobre los que se debatirá a continuación, clausurando de esta forma la actividad.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre