El presidente del Consejo de Colegios de Enfermería de Castilla La Mancha (CECLM), Carlos José Tirado, ha pedido respetar el calendario marcado por la Administración regional para llevar a cabo el traslado del Hospital Virgen de la Salud de Toledo al nuevo edificio construido en el barrio de Santa María de Benquerencia.

Desde el Consejo de Colegios de Enfermería de Castilla La Mancha, por boca de su presidente, han solicitado llevar a cabo la mudanza «según se ha programado». «Una mudanza en el ámbito doméstico es bastante traumática, imagínate donde hay que trasladar equipos, profesionales, material, es excesivamente complicado», avisan.


Advertisement

Lo primero que hay que hacer es establecer un calendario para que todos los actores que participen en ese traslado lo conozcan, se involucren y que el traslado sea un «éxito», ha apuntado Carlos José Tirado, quien ha insistido en que «cuando las cosas se hacen de forma precipitada tendemos a equivocarnos».

«Las cosas hay que hacerlas con tranquilidad», sobre todo –ha dicho– en un momento «complicado» como el que se está viviendo a causa de la pandemia, «con lo cual no hay que acelerarse».



Según ha afirmado, tener un hospital nuevo «siempre es ilusionante», pero su apertura hay que hacerla «con la cabeza» y de esa forma «esa ilusión y esas ganas de entrar en el nuevo hospital, lo vamos a disfrutar más», ha sentenciado.

LA MESETA Y EL CONFINAMIENTO

De otro lado, y centrándose en la pandemia, el también presidente del Colegio Profesional de Enfermería de Ciudad Real ha asegurado que «a fecha de hoy» no es el momento para el confinamiento domiciliario, un debate que ha estado abierto estas últimas semanas. «Quitando Toledo, la situación en el resto de las provincias es más o menos manejable», ha añadido.



Los últimos datos que se manejan, ha explicado, es que Castilla-La Mancha podría haber alcanzado una meseta. «Nos estamos manteniendo y seguramente si todo evoluciona como esperamos irá descendiendo», aunque ha reconocido que últimamente hay más positivos que en la primera ola, pero muchos de ellos son asintomáticos, ha indicado.

Para que ese descenso se produzca, ha apelado a la responsabilidad individual y colectiva de los ciudadanos, a quienes ha pedido seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias. «Hay que hacer caso a las enfermeras de vigilancia epidemiológica», ha pedido.

VACUNA CONTRA LA COVID

El presidente del Consejo de Colegios de Enfermería también ha hecho alusión a la vacuna contra el coronavirus. Esta semana se conocía que la vacuna de Pfizer funciona en un 90 por ciento y que necesita estar conservada por debajo de -70° C, lo que dificultaría su almacenamiento y transporte, otro gran reto que hay que afrontar.

Tirado ha pedido «prudencia» y no tirar las campanas al vuelo. «Esta muy bien ilusionarse, pero no generar falsas expectativas», ha añadido el presidente de los enfermeros de la región, quien ha destacado que los enfermeros y las enfermeras de Atención Primaria, «grandes profesionales», están preparados para afrontar la vacunación de la COVID-19, al igual que lo hacen hecho con la de la gripe.


Advertisement

Tirado ha aprovechado esta coyuntura sanitaria para reivindicar el incremento de las plantillas de enfermería ya que, según ha manifestado, está demostrado que cuanto más enfermeras hay el sistema es más eficiente. No obstante, ha admitido que durante esta pandemia la administración sanitaria no ha puesto «cortapisas» a que las distintas gerencias contraten todas las enfermeras necesarias.

Asimismo, ha aplaudido el trabajo que están realizando los enfermeros de Atención Primaria y considera que no necesitan el auxilio de ningún otro actor sanitario. «Hay que mantener esas plantillas y mejorarlas en lo que se pueda», ha expresado.



Finalmente, Tirado ha trasladado un mensaje de ánimo a todos los profesionales de la enfermería y les ha trasladado que existe una unidad de apoyo psicológico a su disposición. «Son momentos muy duros».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here