La diputada nacional del PSOE, Guadalupe Martín, ha denunciado hoy que los más de 15.000 usuarios de la ayuda a domicilio que hay en Castilla-La Mancha van a tener que pagar, a partir de ahora, un mínimo de 20 euros, según se recoge en la nueva norma aprobada por el Gobierno de Cospedal.Grupos sectoriales de Servicios Sociales y Municipalismo del PSCM-PSOE_050713A

Martín realizaba estas declaraciones tras la reunión que han mantenido esta mañana los responsables de los grupos sectoriales de Servicios Sociales y Municipalismo del PSOE regional, reunión en la que se ha analizado esta nueva normativa y sus efectos negativos tanto para usuarios como para los ayuntamientos de nuestra comunidad autónoma.


Advertisement

La parlamentaria aseguró que lejos de lo han dicho miembros del Gobierno regional, en las órdenes que ha publicado la consejería de Sanidad y Asuntos Sociales no aparece en ningún momento que estén exentos del pago de este servicio los que perciben menos de 530 euros al mes de pensión, “pero incluso si lo aplicaran serían muy pocos los beneficiados porque solo afectaría a los que cobran pensiones no contributivas”.

Lo que si se contempla en la nueva orden, indicó Martín, en que el precio mínimo por el servicio será de 20 euros. En este sentido, puso como ejemplo que según los nuevos precios que se han aprobado, una persona que reciba dos horas diarias de ayuda a domicilio va a tener que abonar 180 euros al mes, sin tener en cuenta los fines de semana, algo que resulta insostenible cuando la pensión media en Castilla-La Mancha se sitúa en 774 euros. “Este coste se suma al que tienen que abonar por el copago de los medicamentos o por la teleasistencia, por lo que van a provocar que muchos usuarios se vean obligados a renunciar a este servicio”.


Advertisement
Advertisement

Para la diputada socialista, el Gobierno de Cospedal está perjudicando a los ayuntamientos y beneficiando a las empresas privadas y a una asociación, como es Afamer, presidida por Carmen Quintanilla, parlamentaria nacional del PP, con la que el Gobierno regional ha firmado un acuerdo para que se encargue de prestar la ayuda a domicilio en los pueblos pequeños.

“Están en peligro más de 5.000 puestos de trabajo”



Por su parte, la secretaria de Política Municipal del PSOE de Castilla-La Mancha, Carmen Torralba, señaló que con la privatización de la ayuda a domicilio se van a poner en peligro los 5.727 trabajadores contratados por los ayuntamientos de la región para prestar este servicio.

“Si a partir de ahora se da un cheque a cada usuario para que pueda contratar directamente la ayuda a domicilio, estos trabajadores se van a quedar en una situación muy difícil y muchos de ellos serán despedidos y los ayuntamientos tendrán que hacerse cargo de los costes de esos despidos”, indicó.

Por otra parte, exigió al Gobierno regional que apruebe un periodo transitorio a los municipios para poder aplicar la nueva norma, ya que es necesario cambiar las ordenanzas municipales de los consistorios, algo que podría llevar entre tres y cuatro meses y durante ese periodo se producirá un vacío y no está claro quien, durante ese tiempo, debería asumir los costes del servicio. Además se da la circunstancia, indicó, que los consistorios no tienen margen de maniobra para aplicar nuevos fondos a la ayuda a domicilio porque no pueden incumplir la ley de estabilidad presupuestaria

Igualmente, Torralba argumentó que en los 219 municipios de menos de 100 habitantes que hay en Castilla-La Mancha, donde además la población está muy envejecida, puede haber serios problemas para encontrar a personas que puedan prestar la ayuda a domicilio, algo que se encargaba de gestionar anteriormente el ayuntamiento.



Reducción drástica del presupuesto

Por su parte, el senador socialista Pedro Antonio Ruiz denunció la reducción drástica que ha llevado a cabo el Gobierno de Cospedal de los fondos destinados a la ayuda a domicilio. Así explicó que en el último presupuesto aprobado por los socialistas en 2011 se destinaron a este fin 49 millones de euros, cantidad que se redujo el pasado año a 39 millones y este año a 33,5 millones. “Es decir, en dos años han reducido el presupuesto en 17 millones de euros. ¿Quién se puede creer que con esta reducción tan importante se puede atender de igual manera a estas personas?. Es una auténtica estafa”, sentenció.



Por último, anunció que los socialistas van a realizar diferentes iniciativas para luchar contra “esta sinrazón” que afecta tanto a ayuntamientos del PSOE como del PP. Y señaló que los alcaldes socialistas de la FEMP de Castila-La Mancha van a solicitar una reunión urgente con el consejero Echaniz para hacerle llegar sus quejas por las nuevas condiciones del servicio. Igualmente, el Grupo Socialista pedirá la comparecencia urgente de Echaniz en las Cortes regionales por este mismo motivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here