Fuente: Lanza



El secretario general del PP de Castilla-La Mancha, Vicente Tirado, considera que «los ciudadanos no quieren elecciones, quieren soluciones» ante el rechazo a los presupuestos y se muestra abierto a alcanzar acuerdos para lograr «estabilidad».

«Yo creo que las elecciones siempre se tienen que celebrar cuando correspondan, lo que pasa es que estamos en un callejón de inseguridad, un callejón de desgobierno, habrá que buscar la fórmula», expone Tirado en una entrevista con Efe, en la que añade: «Lo que necesita Castilla-La Mancha es estabilidad y el PP está dispuesto a darla, siempre lo ha dicho».

No obstante, considera que «el problema» es que el presidente regional, Emiliano García-Page, «siempre juega a los intereses partidistas y cortoplacistas y nunca juega al interés general de los castellanomanchegos, que es al que hay que estar».

Tirado ensalza que «estos días» los ‘populares’ están «actuando con mucha responsabilidad», pero dice que necesitan que sea el Gobierno el que les «ponga las alternativas encima de la mesa, las alternativas para salir del caos, la inestabilidad, la crisis de gobierno».

El dirigente ‘popular’ reconoce que le «sorprendió» que Podemos se uniese al voto en contra del PP a los presupuestos de la comunidad porque, según apunta, habían sido «elaborados» y «presentados conjuntamente» por «el PSOE, por Page y por Podemos».

Unos presupuestos que critica que «no bajaban los impuestos, no relanzaban la actividad económica y carecían de verdad» y, en este sentido, dice que «nunca» entendió los motivos por los que «no quisieron Page y el PSOE hablar con el PP».

«Cospedal le tendió la mano diciendo que estábamos dispuestos a aprobar los presupuestos siempre y cuando hubiese una bajada de impuestos y una contratación de personal para hacer un plan de choque contra las listas de espera», recuerda.

Con ello, considera que el Gobierno de Castilla-La Mancha «es un gobierno agotado» y vive «la mayor crisis que ha sufrido nunca un gobierno en la historia democrática» de la región, al tiempo que añade que «hay sectores dentro del PSOE que están empezando a poner en duda el liderazgo de Page».

A su juicio, «el insulto, la descalificación y el lamento no pueden ser la opción que tome un líder, que lo que tiene que hacer es ofrecer estabilidad y seguridad».

«Tenemos que acabar con este estado de inestabilidad, con este estado de interinidad, han sido dos años de desgobierno», opina Tirado y, con ello, cuestiona que García-Page vuelva a llegar a acuerdos con Podemos, después de que éstos rompiesen el pacto de investidura hace seis meses y hace una semana votaran en contra del presupuesto.

En este sentido, recuerda que «quien se reunió en la famosa cena de la traición a Castilla-La Mancha para preparar el pacto de perdedores» fueron García-Page, José Bono, José Luis Rodríguez Zapatero y Pablo Iglesias.

Para Tirado, lo que se refleja es que «Page se empeñó en gobernar una región habiendo perdido las elecciones», pero advierte de que Castilla-La Mancha «no se merece un espectáculo» como éste y asegura que «hay otra manera de gobernar que es la que representa el PP y la que quieren los castellanomanchegos porque así lo eligió la mayoría».

El PSOE gobierna en Castilla-La Mancha en minoría gracias a un acuerdo con Podemos, cuyos dos escaños en la Cámara regional facilitaron la investidura de Emiliano García-Page.

«Hay que dejarnos de los insultos y las descalificaciones de Page y Podemos y hay que ir a las soluciones del PP», asevera el secretario general del PP castellanomanchego, quien insiste en que «el PP ha demostrado en varias ocasiones que lo que le importa es el interés general de Castilla-La Mancha».

A su juicio, «los consejeros de Page están ahora mismo agotados» y el Gobierno es «de improvisación, de ocurrencias, no tiene un norte referencial claro, ni un proyecto claro».

Preguntado por la posible reforma del Estatuto de Autonomía, Tirado insiste en la necesidad «primero» de «dar estabilidad, tener unos presupuestos».

Si bien, considera que «Page tiene que decir, por ejemplo, si quiere más diputados en la ley electoral» y también pone en duda que se recuperen las figuras del Defensor del Pueblo o la Sindicatura de Cuentas.

«No queremos y no vamos a consentir que el tema del Estatuto sea una cortina de humo para no hablar de los verdaderos problemas que tiene Castilla-La Mancha. Nosotros vamos a seguir trabajando con la mano tendida, pero siempre sabiendo que no se va a utilizar al PP para que se esté hablando sobre lo que se sabe que no se va a hacer nada», asevera.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre