La diputada regional y vicepresidenta segunda de las Cortes de Castilla-La Mancha, Ana Guarinos, ha pedido al Gobierno de García-Page “rigor” y “transparencia” en la información sobre los casos de COVID-19 en la región, ya que es la única manera de realizar un diagnóstico eficaz y frenar el contagio y su expansión.

Guarinos se ha referido, en concreto, a la directriz de los ministerios de Sanidad y Justicia con respecto a los certificados de defunción que elimina las autopsias para estos casos y, ante la escasez de los test que se están realizando, reducirá los datos oficiales de número de fallecidos por COVID-19. Según esta directriz sólo en los casos de coronavirus confirmado mediante test de laboratorio debe figurar como causa fundamental de la muerte COVID-19 “confirmado”. Todos los demás supuestos figurarán como “no confirmado” y, teniendo en cuenta que “no se están realizando test, se adelgazarán y falsearán los datos oficiales y reales con respecto al número de fallecidos por este virus”, ha asegurado.



Por este motivo, ha dicho, el Ejecutivo Regional tiene que proceder a la realización de test masivamente, para garantizar un mayor control de la enfermedad y ofrecer unos datos reales y no falseados.
Desesperación en las Residencias de Mayores y explicaciones “inmediatas”

Igualmente, la diputada regional ha pedido que se facilite información actualizada y fidedigna con respecto a las residencias de mayores y personas vulnerables en Castilla-La Mancha. El Gobierno debe explicar “cómo es posible que en 10 días el número de fallecidos en las mismas sea de cerca de 300 personas, según los datos oficiales ofrecidos ayer por la Consejería de Sanidad, y cómo es posible que sean ya 1 de cada 3 las residencias afectadas”.

Guarinos ha exigido al Gobierno de Page explicaciones inmediatas con respecto a las denuncias que están realizando desde las propias residencias de situaciones de extrema “gravedad” “abandono” y falta de “humanidad” que se están viviendo en las mismas, con personal infectado o con síntomas que no se sustituye, y con internos que están contagiados conviviendo junto a los que no tienen síntomas.

El Gobierno de Page tiene que dar muchas explicaciones a raíz de las denuncias que estamos conociendo y que está haciendo públicas el personal que en ellas trabaja y las propias familias. Entre estas denuncias se encuentra la del personal de la residencia Los Nogales de Fontanar, que afirma que “se están muriendo todos por coronavirus”; la residencia de Villamayor de Santiago, en Cuenca, que pide auxilio tras sufrir tres muertes en 24 horas; una residencia de ancianos en La Roda, en la que han muerto doce ancianos con síntomas de coronavirus; y una residencia de mayores en Tomelloso donde afirman los trabajadores que “la han convertido en un cementerio de coronavirus”. “El Ejecutivo regional tiene que actuar con diligencia y responsabilidad y, ante los datos que estamos conociendo, no parece que sea así”, ha concluido la diputada regional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here