the funanviolistas

La música como clavo ardiendo, como tabla de salvación, como centro de todo y como lenguaje universal. Como lenguaje de las emociones, nos atreveríamos a decir. Este sábado pudimos ver en Teatro Municipal de Tomelloso  el ejemplo de esas afirmaciones con “The Funanviolistas”. Un montaje de teatro musical que no dejó indiferente a nadie y del que todo el mundo salió contento.


MANCHATEL – Fibra orange proximamente…

El espectáculo es ingenioso y arriesgado —quien no arriesga no gana—, pero también divertido, inteligente y elegante. Todo ello es posible gracias al virtuosismo de Ana Hernández, Mayte Olmedilla y Lila Horovitz, el trio que forma The Funanviolistas.

El montaje es básicamente autobiográfico, las tres mujeres se quedaron sin empleo y decidieron unirse y crear su propio espectáculo financiándolo mediante crowfunding (gracias a 113 mecenas asegura el programa de mano). The Funanviolistas no tardó en ser un gran éxito y conseguir importantes premios como el Max revelación 2014.



Un banco y una farola: la calle como hogar. El escenario, a veces melancólico, otras terrorífico (nos recordó a El exorcista), otras canalla, pero también esperanzador. Hablando de esperanza por cierto, estas tres músicas imparten seminarios de coaching y emprendimiento contando su experiencia como ejemplo de superación en circunstancias de crisis.

the funanviolistas 2


Selfietour – oferta Balneario Jerte

The Funanviolistas comienza con la triste Meditación de Thais de Massenet, cuando despiden a las artistas y recalan las tres en el banco. Pero enseguida llega el entusiasmo de estar juntas, uniendo sus voces para el Believille Rendez Vous de Charest. Y ya, instrumentos, voces, piernas y el talento de las intérpretes marchan unidos y sin tregua durante más de una hora. Mozart se confunde con Vivaldi, la Sinfonia de los jugetes aparta al Libertango de Piazolla y aparecen Rita Pavone, Nino Rota o el Can Can de Ofenbach. Ymenji, sintonías de cine y televisión, la Pantera Rosa… y más, mucho más. Tríos, dúos, solos, percusiones, pizzicatos, efectos sonoros de radios de antaño, teatro, canto, danza…

Y además, cada una de ellas, por separado, tiene su momento de lucimiento, Ana Hernández tocando el violín en puntas de ballet, Lila bailando un tango con el contrabajo y Mayte cantando You don’t know what love is.


Dipu CR – Aniversario Edificio

En resumen, pasamos una noche divertida, disfrutando de un soberbio espectáculo. Y tras la representación, las tres artistas salieron al hall de Teatro Municipal para saludar al público.

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here