La Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha ha constatado un «ligero descenso» en las clases confinadas debido al coronavirus ya que esta semana han sido un 0,83 por ciento las aulas que se han visto afectadas en comparación con el 0,89 por ciento de la semana anterior, lo que supone una bajada del 0,06 por ciento.

Así lo ha puesto de manifiesto en rueda de prensa la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, en la que ha señalado que estas cifras hablan de una estabilidad en la incidencia del virus en las aulas castellanomanchegas en un momento «complicado» de la pandemia con la tercera ola.



Del mismo modo, ha apuntado que desde el inicio del curso escolar hasta este mismo sábado, los centros educativos donde no ha habido ningún aula confinada son el 41 por ciento, los que han tenido un solo aula confinada han sido el 31 por ciento, con dos aulas o más han sido el 11 por ciento, entre tres y cuatro aulas el 12 por ciento y con cinco o más aulas confinadas el 4,68 por ciento.

«En ningún caso se ha superado de media semanal el uno por ciento de las aulas en confinamiento», ha asegurado la titular de Educación, Cultura y Deportes, que ha destacado el protocolo «exhaustivo» que se ha puesto en marcha y que pese a que «el virus está ahí» se le ha sabido poner barreras.

PRIMER TRIMESTRE



Respecto al primer trimestre, Rodríguez ha apuntado que el impacto del virus en las aulas alcanzó una media semana del 0,6 por ciento que ha considerado «muy por debajo» de la media nacional que superó el dos por ciento. A ello ha añadido que la media de centros cerrados en Castilla-La Mancha «solo ha sido» del 0,04 por ciento, menor que la media nacional del 0,2 por ciento

«Esto nos habla de que 99,40 por ciento de las aulas de nuestra región se mantuvieron abiertas de media a lo largo del pasado trimestre y de que el 99,96 por ciento de los centros permanecieron abiertos», ha dicho, para agregar que los datos «son suficientemente esclarecedores» como para constatar que el entorno educativo es seguro y donde de se detecta la transmisión del virus.



Algo que ha dicho que se debe, en primer lugar, al esfuerzo de la comunidad educativa –equipos directivos, alumnos y familias–; a lo que ha añadido las aportaciones que ha ido haciendo el Gobierno regional desde el punto de vista administrativo como la labor de los rastreadores escolares, «fundamental» a la hora de garantizar la salud y la presencialidad en las aulas.

«Nuestro sistema es garantista y muy exigente a la hora de detectar los contagios», ha manifestado, poniendo como ejemplo que algunos centros de Castilla-La Mancha han visto como todas la aulas de educación infantil, que son cursos burbuja, han sido cerradas por un profesor, que siendo de apoyo, ha tenido que pasar por todas esas aulas; o que se han cerrado algunos centros para hacer rastreos completos para determinar hasta donde había que llegar.

LOS CENTROS EDUCATIVOS NO SON AJENOS



Ha destacado que el incremento de las aulas confinadas en el primer trimestre tuvieron una relación directa con los repuntes producidos por las festividades como la Constitución o el 12 de octubre. «Esto muestra que nuestros centros educativos son el reflejo de lo que está ocurriendo en los entornos escolares.

Finalmente, tras destacar todas las medidas para hacer frente al virus puestas en marcha por el Gobierno regional, Rodríguez ha resaltado el plan de digitalización puesto en marcha y del que ha dicho que «ha dado confianza» y ha permitido la continuidad de los procesos educativos en la Comunidad Autónoma.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre