Juan Alfonso Ruiz Molina

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha confirmado este lunes que Castilla-La Mancha cerrará el 2015 con un déficit de entre 1,5% y 1,6% del PIB superando así el objetivo autorizado del 0,7 por ciento, aunque ha afirmado que cumplirá con el objetivo del 0,3% para 2016 gracias al presupuesto diseñado para este año.



Así lo ha asegurado el consejero en declaraciones a los medios momentos antes de intervenir en la comisión de presupuestos de las Cortes regionales, donde ha indicado que este incumplimiento del déficit supone una desviación de 347 millones de euros como consecuencia de unos presupuestos «falseados» por el PP en 2015.

De este modo, ha puesto como ejemplo de la desviación del déficit dos factores principalmente, como son «el falseamiento» de la cifra de ingresos del presupuesto anterior al haberse recaudado 140 millones menos de lo estimado, así como al «falseamiento» de los gastos al haberse detectado una «infradotación» de partidas con una diferencia de 250 millones de euros.

A consecuencia de ello, ha explicado que el incumplimiento del déficit hará que Castilla-La Mancha tenga que presentar al Ministerio de Hacienda un Plan de Ajuste al igual que lo tuvo que hacer en 2015. «El presupuesto de 2016, de cumplirse los términos diseñados, debe cumplir el objetivo del 0,3 por ciento del PIB», ha agregado.

SECTOR PÚBLICO

También ha dado cuenta Ruiz Molina de la situación deficitaria del sector público regional al afirmar que «prácticamente todas» las empresas públicas de la región estaban «a punto de ser liquidadas». Así, ha recordado que en diciembre del pasado año la Junta inyectó 350 millones para sanear, por ejemplo, Gicaman, Geacam o RTVCM.

En cuanto a la deuda pública, el consejero ha manifestado que como consecuencia de la renegociación llevada a cabo por la Junta se ha conseguido que Castilla-La Mancha sea la Comunidad Autónoma donde menos crece. A lo que ha unido datos de tesorería que indican que se ha reducido el periodo medio de pago a proveedores a la mitad, es decir, a 27,87 días.

Ruiz Molina ha querido aclarar en este punto que «es falso» que el Gobierno de Emiliano García-Page haya solicitado al Ministerio de Hacienda un anticipo de liquidación de deuda de 2014 de 189 millones de euros. «Ni hemos solicitado ni hemos recibido», ha indicado.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre