trasvase 2

El presidente de la Asociación de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía, Francisco Pérez Torrecilla, ha calificado de «tremenda insensatez» por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente el «aventurarse» a la aprobación del último «trasvase en diferido» de 60 hectómetros cúbicos para el periodo marzo-abril-mayo.



El presidente de los ribereños y alcalde de Sacedón, uno de los municipios que el pasado año sufrió problemas de abastecimiento en verano, ha indicado a Europa Press que está «seguro» de que este verano volverá a haber dificultades en la comarca, al margen de los daños económicos que se generen.

El presidente de esta asociación se pregunta cómo el Ministerio es capaz de prever ya lo que va a pasar este verano, convencido de que los problemas «se agravarán» este verano teniendo en cuenta que por estas fechas el pasado año había unos 100 hectómetros cúbicos más en los pantanos y luego tuvieron dificultades para el abastecimiento de agua algunas localidades.

Ha lamentado además esta decisión cuando «no se prevé una primavera lluviosa, como no lo fue el otoño ni lo está siendo el invierno». «Vamos a tener más problemas que el pasado año y eso lo puede prever cualquiera. La situación en verano va a ser catastrófica en esta comarca», ha lamentado.

Para este alcalde, la razón detrás de estas derivaciones es «puramente económica». «Los intereses económicos que aporta son enormes. El Sindicado de Regantes compra el agua a una cantidad, la vende a sus regantes a otra y hay después una serie de desviaciones más o menos legales que hacen que esto sea un tema económico».

A su juicio, está claro que al Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (SCRATS) «le da igual» la situación en la que se encuentren Entrepeñas y Buendía y también la cuenca del Segura. «Si la ley les permite trasvasar hasta 20 hectómetros cúbicos, los van a exigir, les hagan más falta o menos, porque comercian con el agua, y está claro».

Torrecilla está convencido de esto es así porque «nadie se podría imaginar que son tan torpes como para poner en peligro sus cosechas para el próximo año despilfarrando agua, y esto es porque prima el interés económico del sindicato, su trapicheo», ha concluido.



Entrepeñas y Buendía tienen hoy unos 115 hectómetros cúbicos más que el año pasado por estas misma fechas según el presidente de los Ribereños, asociación a la que pertenecen más de una veintena de pequeños municipios de esta comarca.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre