contador-electrico

La última subida de las tarifas eléctricas, que entró en vigor en agosto, ha terminado de crispar los ánimos de los agricultores de la provincia, que han visto como en los últimos años sus costes de energía se han incrementado hasta en un 475%, desde que en junio de 2008 desaparecieran las tarifas especiales de riego, incorporándose al mercado libre.



La última subida contempla un alza del término de potencia de todos los tramos de peaje que oscila, según los casos, entre el 12 y el 150%. Estos incrementos de la cuota de potencia suponen que incluso sin regar el coste medio sea de unos 1.500 euros anuales. Y es que en el caso de los agricultores se da la circunstancia de que pagan la cuota de potencia (que debido a sus necesidades suele ser muy alta) durante todo el año cuando la utilizan entre cuatro y seis meses, coincidiendo con la época de riegos. La propia Comisión Nacional de Energía cifra en tan solo el 8% el factor de utilización anual de la potencia contratada.

Este desmesurado incremento, sumado a los anteriores, complica la rentabilidad de numerosas explotaciones, cuyos propietarios abonan facturas “estratosféricas”. Esta misma semana, agricultores de Membrilla y Argamasilla de Alba transmitían a los dirigentes de ASAJA durante sendas asambleas informativas su preocupación ante un problema que está “machacando” sus economías, pues los costes se han incrementado “desorbitadamente”, mientras que no repercuten en lo que reciben por sus productos.



Pedro Barato

Ante esta situación, el presidente de ASAJA, Pedro Barato, ha solicitado una reunión urgente al Secretario de Estado de Energía para trabajar en la necesidad del reconocimiento del carácter estacional del regadío, ya expuesta al anterior Gobierno.



En su escrito, propone que se cobre solamente por la potencia que se usa, lo que supondría una reducción considerable de costes para los regantes, que “de otro modo se están viendo presionados a abandonar su actividad”. Barato traslada al Secretario de Estado que “la situación se está complicando por momentos, pues están llegando los nuevos recibos a agricultores y ganaderos y se están crispando los ánimos del sector, por lo que es urgente buscar soluciones”.

Además, desde la organización agraria se demanda la posibilidad de realizar dos modificaciones anuales de la cuota de potencia para adaptarla a las necesidades reales de consumo de energía eléctrica de las explotaciones.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre