Las autoridades sanitarias de Castilla-La Mancha han procedido a delimitar un asentamiento ilegal en Albacete ocupado por inmigrantes, principalmente de origen africano, tras la aparición de un caso positivo en coronavirus.

Además de este caso, el almacén de una empresa dedicada a la recogida de ajo situado en Las Pedroñeras ha sido cerrado después de que dos de sus trabajadoras presentaran positivo en COVID-19.



Estas dos personas proceden de la localidad cercana de Socuéllamos, el brote que hasta el momento más preocupa en la Comunidad Autónoma y en el que se han detectado más de 40 casos positivos.

A estos casos puntuales en Castilla-La Mancha hay que sumar el aislamiento ordenado por un juez de dos mujeres residentes en La Solana, que en principio se negaron incluso a someterse a las pruebas diagnósticas.



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre