La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Castilla-La Mancha ha amenazado este viernes «con un dar un puñetazo en la mesa» y retomar las movilizaciones del sector agrario -paralizadas por el COVID- cuando «la vacuna devuelva la libertad a la gente».

Así se han pronunciado el presidente y el secretario general de la organización agraria, Fernando Villena y José María Fresneda, respectivamente, durante una rueda de prensa en Toledo para hacer balance de la agricultura y la ganadería en la región.



Fresneda ha pedido a los agricultores del conjunto del país decir «basta ya» y que «los que nos gobiernan aprendan de los que sí lo hacen bien» y, si no, «pues que asuman su responsabilidad», ha dicho.

«Que no quepa la menor duda de que habrá movilizaciones y que serán gordas» ya que «no vemos voluntad en nadie para intentar arreglar los problemas que tiene el sector agrícola y ganadero», ha afirmado el secretario general de Asaja.



Por su parte, Villena ha desvelado que hay demanda por parte de algunos agricultores de salir ya a las calles «con COVID o sin COVID». «No sé si aguantaremos al mes de junio», ha bromeado Villena, que es cuando se prevé que una parte importante de la población esté vacunada.

Los responsables de Asaja han recordado que el campo estaba manifestándose cuando llegó la pandemia porque «no había precios adecuados para los que producen y había tensiones comerciales», una situación que, según aseguran, no ha cambiado. Unas protestas que los agricultores, han rememorado, abandonaron cuando llegó el coronavirus a las vidas de los españoles y se dedicaron a abastecer de alimentos a la sociedad, incluso a desinfectar las calles.



Han advertido de que las consecuencia de la crisis sanitaria castigó a todos los sectores y en la región sobre todo afectó a las ventas y el valor del vino, la carne de cordero y cabrito y el aceite. «Ni el Gobierno, ni la industria y la distribución han estado a la altura» y «se han beneficiado de la desgracia de los agricultores», han criticado.

VINO

En cuanto al tema del vino, Asaja ha demandado la puesta en marcha de nuevas medidas de crisis urgentes, como la destilación, para poder hacer frente a la nueva campaña. Al Gobierno regional le ha pedido que ponga freno al «fraude» del sector, publique en enero el borrador de la Ley del Vino y la Viña y ponga fondos extra como así lo ha hecho para otros sectores. En la misma línea, ha pedido al Ministerio más presupuestos aparte del Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola Español (PASVE), como así han hecho Francia e Italia.



En concreto, Asaja quiere que la Ley del Vino y la Viña contemple las limitaciones de los rendimientos por hectárea, los grados baume, sanciones millonarias y, aparte de esta ley, pide una interprofesional regional en la que estén representado todos los actores del sector vitivinícola de Castilla-La Mancha.

En este capítulo, Villena ha asegurado que el COVID ha puesto sobre la mesa las debilidades que tiene el sector vitivinícola regional. «Somos el país que peor lo está pasando porque dependemos de que los demás vengan a comprarnos», ha señalado el presidente de Asaja, quien ha advertido de que «el sistema tiene que cambiar» porque «no podemos ser el almacén del vino del mundo». «Hay que empezar a crear empresas que sean capaces de vender», ha indicado.

AGUA



En materia de agua, los responsables de Asaja han demandado el fin de la política del recorte y la manifestación, pues «solo penaliza al que actúa dentro de la legalidad». Han declarado que la organización va a seguir apoyando el pacto del agua, pero se necesita –han reclamado– definir partidas presupuestarios y proyectos específicos. «Vamos a hacer todo lo posible para que no se le quite una gota de agua al agricultor que trabaja dentro de la legalidad».



Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre