Salones Epilogo

On 11 July, women attend nutrition screenings for their children, at the health post in Belina Arba Village in drought-affected Fedis District, in East Hararghe Zone in Oromiya Region. Health Extension Worker Lemlem Worku (right) is conducting the screenings as part of a weekly community-based outpatient therapeutic feeding programme at the facility. “Malnutrition here has never been as bad as this year,” she said. Forty-one severely malnourished children are being treated at the health post this month, more than triple the number of children treated at this same time last year. The UNICEF-supported programme also provides medicines and nutrition supplements, therapeutic food for malnourished children, and growth-monitoring and nutrition counselling. It also supports training for health extension workers. The UNICEF logo is visible on one of several boxes containing ready-to-eat food donated by the Government of Japan. Japan is providing US $7.4 million to support UNICEF nutrition assistance for an estimated 54,000 malnourished children in the country. [#1 IN SEQUENCE OF FIVE] In late August 2011, the crisis in the Horn of Africa – affecting primarily Kenya, Somalia, Ethiopia and Djibouti – continued, with a worsening drought, rising food prices and ongoing conflict in Somalia. The region’s worst drought in 60 years has left 12.4 million people in need of assistance, including 4.8 million in Ethiopia. The Government of Ethiopia estimates that 150,000 children under age five will require treatment for severe acute malnutrition, a deadly condition, by the year’s end. In addition, over 76,000 refugees from Somalia – which faces one of the world’s severest food security crises – have entered Ethiopia, with a further 200 to 300 arriving every week. Many refugees are dangerously malnourished, and death rates among refugee children have reached ‘alarming’ levels, according to the United Nations High Commissioner for Refugees (UNHCR). Meanwhile, eme

UNICEF Comité Castilla La Mancha, apoya la campaña Ahora no podemos parar contra la desnutrición infantil a través de la prevención y el tratamiento. Con motivo del lanzamiento, José María Calvo Cirujano, presidente del comité, ha declarado: “La desnutrición infantil es una lacra que amenaza la supervivencia y el desarrollo de millones de niños y niñas en el mundo, sus causas son prevenibles y sus consecuencias devastadoras, tenemos el deber ético y legal de actuar contra ella, y el momento es ahora”.


Virgen de las Viñas

UNICEF lleva a cabo en el mundo múltiples intervenciones para combatir la desnutrición. Campañas de prevención con suplemento alimenticio, tratamiento terapéutico, provisión de leche y alimento terapéutico a hospitales y centros de salud, trabajo con las comunidades sobre hábitos alimenticios o promoción de la lactancia materna. Este trabajo de fondo junto con gobiernos y organizaciones, ha logrado que entre 2000 y 2013 la desnutrición crónica haya descendido del 33% al 25%. Además, en 2014 UNICEF trató contra la desnutrición aguda grave a 2,3 millones de niños en situaciones de emergencia humanitaria.

El concepto de campaña “hay niños que no usan la arena para jugar sino para comer”, se basa en el informe Mi hijo ya no come arena, que analiza los progresos en la lucha contra la desnutrición infantil. En un centro de salud, una madre resumió con esa frase cómo el acceso a un tratamiento supuso un cambio en la vida de su hijo. En algunos países la carencia de nutrientes y la anemia pueden llevar a algunos niños a ingerir arena en busca del gusto salado. Cuando un niño sufre desnutrición se multiplican las posibilidades de que contraiga enfermedades como la malaria, la diarrea o la neumonía, y su cuerpo debilitado no tiene defensas para combatirlas.



El trabajo de UNICEF en el ámbito de la desnutrición demuestra que hay muchas intervenciones de bajo coste y muy efectivas para poder prevenir y tratar la desnutrición infantil: promover la lactancia materna, campañas de suministro de alimento suplementario y dar tratamiento contra la desnutrición aguda grave a base de alimento terapéutico listo para usar. Con dos o tres días de este tratamiento, un niño con desnutrición aguda grave comienza a recobrar la vitalidad, y en 3 ó 4 semanas puede tener lugar su recuperación total.

Este año marca la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que por primera vez comprometen a todos los países a cumplir una serie de metas hasta 2030. El segundo de los objetivos busca poner fin al hambre y acabar con la desnutrición, sobre todo entre los niños, los adolescentes y los lactantes.


Hidymec

FORMAS DE COLABORAR:

La campaña invita a personas, entidades públicas y privadas a ser agente activos en frenar las muertes de niños a causa de la desnutrición. Se han activado diferentes mecanismos de colaboración a través de la página web https://www.unicef.es/ahoranopodemosparar/ , a través de la creación de un reto solidario para amigos y familiares https://mireto.unicef.es o con el envío de un SMS* con la palabra UNICEF al 38028. Con los 2 euros de un SMS podemos tratar durante un día a dos niños con desnutrición aguda grave.



Teléfono: 902 31 41 31

*IMPORTE DEL SERVICIO DE SMS 2€ ÍNTEGRO PARA UNICEF. Servicio para recaudación de fondos en campaña solidaria. Movistar, Vodafone, Orange, Amena, Yoigo y Euskaltel. Operador titular: UNICEF Comité Español, C/ Mauricio Legendre, 36, 28046 Madrid. N.atn.clte: 902228028, sms@unicef.es Información legal y protección de datos: www.unicef.es



[ot-video][/ot-video]

EURO CAJA RURAL PIE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here