Este domingo el Atlético Tomelloso ha celebrado una asamblea de carácter extraordinario. Semanas atrás, el presidente, Evaristo Collado, expuso a los medios de comunicación la delicada situación económica de la entidad que hoy han podido conocer los socios. En  la asamblea, además de exponerse el estado de ingresos y gastos, el presidente ha decidido echarse a un lado.

La gestora está integrada grupo de socios en el que figurarán también cuatro miembros de la actual directiva como Pablo Ruiz, Francisco Cañas, Pablo Cabañero y Eduardo Clemente a los que se añadirán Jorge Romero, que será el presidente de la gestora, Vicente Valenciano y José María Cañas. Además hay un grupo de diez o doce personas que, sin ser directivos, van a colaborar activamente en el club como es el caso de Ana Moreno o José Ángel Jiménez Ortega.

Collado ha dejado firmada la carta de dimisión y los nuevos rectores garantizan trabajo para generar ingresos que permitan ir cumpliendo los compromisos con la plantilla. A los futbolistas se les adeudan los meses de enero y febrero.  A estas alturas de la temporada el club ha generado 90.274 euros de ingresos y los gastos han ascendido a 93.711, con lo que existe un desfase de 3.436. La obligación más urgente son esos meses que se adeudan a los futbolistas. Los pagos pendientes ascienden a casi veinte mil euros, ya que además de pagos a los futbolistas, se adeuda dinero a empresas de transporte y otros gastos menores. El club confeccionó un presupuesto de 125.000 euros. De los gastos llama la atención los más de 5.000 euros consignados en el torneo de fútbol base celebrado en septiembre, y que inicialmente se montó para que los futbolistas pudieran cobrar parte de lo que se les debía en la temporada 2020-2021.

La gestora tiene previsto algunas iniciativas como rifas, conversaciones con instituciones y optimizar las ayudas de empresas con el fin de que la situación económica vaya mejorando.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí