Fue el 7 de julio de 1982, Rafael Martínez Carrión pudo por fin poner en marcha su proyecto. Como todas las cosas que hace Rafa, era algo que tenía muy meditado. Cuando volvió del servicio militar a Rafa se le planteó un dilema: o se ponía a trabajar con su padre en el negocio de bollería y repostería, o montar algo por su cuenta. En realidad él lo tenía ya muy claro, quería montar un bar, eran los primeros años de La Movida, y la gente buscaba bares distintos.

Con la excusa de comprar una casa para vivir, empezó a mirar casas que tuvieran una estética y estructura lo más manchegas posible. Por aquellos años, se empezaron a construir bloques de pisos, y había bastantes casas vacías, pero no eran lo que Rafa buscaba. Recuerda que su padre le preguntaba qué tipo de casa quería, y él le contestó que no le podía explicar, pero cuando la viera sabría que era lo que buscaba. Encontró la casa dónde actualmente sigue estando El Patio, y decidió que ya no buscaría más. La casa estaba “casi en ruinas”, “De hecho la compré como solar, por eso el precio no era excesivo. Pero yo vi muchas posibilidades. Pensaba en algún local que había visto en Almagro, y el partido que se le podía sacar”. Cuenta Rafa.

La casa había sido una vivienda comunal (casa de vecinos) en los años 40-50, con un solo baño comunitario. “La realidad es que estaba muy deteriorada, pero se adaptaba perfectamente a mi idea. Los albañiles no solían estar de acuerdo con mis instrucciones, y eran discusiones continuas. Es posible que no entendieran mi idea, pero yo tenía muy claras las cosas, de hecho fue la propia arquitectura de la casa la que me fue dando las ideas. Tiramos tabiques, y reforzamos pilares para poder tener un espacio suficientemente diáfano para que dentro del bar pudiera verse todo el mundo”. Afuera hicimos la fuente, y el típico piso de cantos rodados que hicimos entre mi primo Antonio Carrión y yo. Íbamos con mi coche a una cantera que había por la finca Las balsillas, y lo llenábamos de cantos rodados, y en uno de esos viajes tuvimos un accidente, porque el peso nos impedía controlar el auto”. La obra se terminó, quedando un bar con una estética muy manchega, pero también moderna y elegante. Otra cosa importante fue la puerta de entrada, una de las cosas más características de El Patio, Se recorrió todo Tomelloso, y de pronto vio la portada que el quería; ahora había que negociar, y el dueño le dijo que se la cambiaba por unas portadas de chapa. Rafa encantado, midió la puerta, y fue a un herrero a encargarle las portadas, cuando estas estuvieron, mandó a un albañil a quitar unas o poner otras, y en un día ya tenía la puerta que tanto añoraba tener.

El mismo día que actuaban los Rolling Stones en el estadio Vicente Calderón, se inauguró El Patio. “Empezamos mi primo Antonio y yo, con la inestimable ayuda de Antonio Contreras, que tenía un bar en Motril, y había trabajado en Granada en bares, y gracias a él aprendimos lo básico de hostelería. Después de eso pasaron por allí decenas de amigos trabajando como camareros: Juan Carlos Carrión, Adela Fernández, Mercedes Moreno, Carlos de la Osa, Pepe Sánchez, Ana Rosa, Inmaculada, Juanjo Soubriet, Javier García, Guille Belda, Luis Amores, Jero Peinado, Carlitos Ponce, Eva Sevilla, Chema Serna, Chema Perona, Eva Temprano, Carmen Perales, y muchísimos más nombres que seguro se nos quedan en el tintero, por eso no los puedo nombrar a todos. Tenemos un grupo de whatsapp de los camareros que han pasado por El Patio, con más de 100 nombres”. Pero quizá la persona más importante sea Inmaculada García Perales, la actual esposa de Rafa, la cual fue primero amiga, y después novia, y brazo derecho de Rafa en todos aquellos proyectos.

Poco tiempo después de abrir, Rafa se asomaba a un solar que lindaba con el local, y enseguida empezó a hacer cábalas, y en cuanto pudo lo compró, y empezó a hacer la obra de ampliación en secreto. “Los árboles ya estaban, y yo intenté mantenerlos casi todos. Hicimos una barra paralela a la barra del local, y esa parte estaba cubierta tipo porche, al fondo hicimos un escenario, pues la intención era dar conciertos y actuaciones de todo tipo”. Y un día de 1994 un cliente-amigo cogió una maza y empezó a golpear el tabique medianero. Pocas semanas después; en julio de 1989 se hizo un concierto de inauguración de la ampliación de la terraza de El Patio en el que actuaron Los Desconocidos.

Desde el primer momento, Rafa al igual que apostó por una estética elegante y personal, también apostó por la música de calidad; “Pinchábamos de todo un poco, pero sobre todo nos destacamos por pinchar mucho pop-rock británico. Intentaba siempre comprar novedades y estar muy al tanto de las cosas que salían. También siempre había comics, y revistas musicales y cosas más underground. Quería que mi bar fuese un bar moderno, en el sentido de estar siempre a la última. También empezamos a hacer exposiciones de artistas importantes cuya obra también iba con la filosofía del local (Marcelo Grande, Gustavo Cubillo, Caroline Culubret, Andrés Moya, Pedro Carrasco, Andrés Ruiz Paraiso, Adela Cabañas, Manolo Buendía, etc). Aparte del concierto de Los Desconocidos también actuaron Los Pistones, Los Buenos, Los desconocidos, Servicio Público, y muchos otros”.

A finales de los noventa Rafa y su mujer Inmaculada, abrieron una discoteca de verano, llamada La Caraba, un lugar espectacular que se fue haciendo poco a poco, lleno de plantas, árboles y naturaleza, una especie de “Edén en miniatura”. Con el principio del nuevo milenio, y la inminente jubilación del Padre de Rafa; Rafael Martínez Sánchez, la pareja se hizo cargo del negocio de repostería Ramarsán (en el cual siguen inmersos junto a su hijo mayor), por lo que decidieron traspasar los negocios de hostelería, además la pareja ya tenía tres hijos, y los horarios de los bares eran incompatibles con la educación de los hijos.

El Patio sigue abierto, el local sigue siendo propiedad de la pareja, pero ahora lo gestiona Alfonso López Losa, y el próximo sábado, 9 de julio de 2022 celebrará el 40 aniversario del local.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí