Y no solo vides y melonares rodean Tomelloso, aunque menos, también, tenemos zonas con almendros, pistachos, olivares y siembras como se puede apreciar en la foto tomada a escasos kilómetros de nuestra localidad, que muestra el, inicio y fin, de dos cultivos diferentes que conviven en el mismo término.

El campo está despertando, fruto de la entrada de la primavera, y de las últimas lluvias, que han hecho que todo se vaya recuperando tras un seco invierno, e invita a perderse dando una larga caminata para disfrutar de la calma y la variedad de colores que nos muestra la naturaleza. Seguro que también se toparán con conejos corriendo despavoridos al escuchar el paso.

Si tienen un rato, se lo recomiendo, y lleven la cámara, aunque sea la del móvil.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí