La vegetación, de todo tipo, existente, a lo largo y ancho de nuestra localidad, necesita, de muchos cuidados y un extra de agua en estos días de tanto calor para lucir dignamente su encanto.

El riego automático del parque viejo, como se puede ver, funciona al 100% para refrescar y seguir dotando de vida las diferentes zonas verdes del mismo, y de paso, bajar un par de grados la temperatura ambiente de los viandantes que transitan el lugar.

Al fondo, dos señas de nuestra ciudad de una antigua bodega que resisten, sempiternas, cualquier inclemencia meteorológica, y que sigan así por siglos.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí