Ciudad Real y Toledo, con un 29,7% y un 29,4% respectivamente, son las provincias de Castilla-La Mancha con más prostitución, y la edad media para ejercerla se sitúa en 36 años, según los datos del informe realizado por la Asociación ‘In Género’ -Interculturalidad y Género-, dedicada a la atención integral de personas en contextos de prostitución y de víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

El informe en cuestión se centra en las personas atendidas en los 283 lugares de ejercicio de prostitución interceptados en las cinco provincias de Castilla La Mancha en su intervención diaria durante el año 2021. Los resultados fueron recogidos, analizados y elaborados por su equipo de profesionales durante estas visitas.

Más concretamente, el informe revela el perfil sociodemográfico de las personas que ejercen en prostitución y victimas de trata y cómo se encuentra la situación de los lugares de ejercicio, ha informado la Asociación en un comunicado.

En total, se han atendido 1.621 personas en toda Castilla-La Mancha, datos superiores al ejercicio del 2020, en el que se intervino con 1.052 personas. Del total, 1.477 son mujeres cisgénero, 107 mujeres trans y 37 hombres cisgénero.

En Castilla-La Mancha el estudio ha revelado 283 lugares de ejercicio, 75 clubes, 195 pisos, 11 casas y 2 espacios de calle. Asimismo, el 55,8% de las personas que ejercen prostitución en Castilla La Mancha, se han encontrado en pisos privados y el 37,1% en clubes de alterne, con un descenso importante respecto al pasado año, un 6,4% en casas y un 0,7% en calle.

Los principales países de origen de las personas que ejercen la prostitución en Castilla-La Mancha son Colombia, República Dominicana, Paraguay, Rumania y Venezuela, aunque un 28% del total tienen nacionalidad española. También ha crecido el número de mujeres de origen español frente al 2020, alcanzando un 5,4% frente a un 3,8% del pasado año.

Un 27,6% de las personas que ejercen la prostitución en Castilla-La mancha se encuentran en situación administrativa irregular y el 83,6% están empadronadas. El 82,6% tienen amplias cargas familiares (entre uno y cinco familiares a su cargo) y un 12% más de 6 familiares a su cargo.

El 39,4% reconoce haber venido a España para ejercer la prostitución, y un 60,6% afirma lo contrario, que venían con otras expectativas laborales y de vida, pero la dificultad de acceso al empleo, condicionada por una rígida y obsoleta ley de extranjería, las ha llevado al ejercicio de la prostitución.

Por otro lado, ‘In Género’ ha desarrollado y presentado en 2021 un estudio paralelo sobre ‘El impacto de la COVID-19 en la vida de las personas que ejercen la prostitución: un estudio en cinco comunidades autónomas de España’, entre ellas Castilla-La Mancha, con un alto porcentaje de la muestra.

En este estudio se concluyen datos por los que se puede predecir una transformación de la prostitución provocado por la COVID-19 y las medidas adoptadas para el freno de la pandemia y que han afectado a las personas que ejercen la prostitución y a las víctimas de trata.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí