El Gobierno de Castilla-La Mancha ha dado el visto bueno al Proyecto de Ley de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI, y confía que recabe unanimidad en las Cortes tras haber mantenido contactos con los grupos políticos en el Parlamento regional, que han sido «fructíferos y positivos» y con una actitud «proactiva».

«Ojalá se sustancie el voto unánime», ha manifestado la consejera de Igualdad y portavoz regional, Blanca Fernández, en rueda de prensa tras trasladar que la norma ya ha pasado el filtro del Consejo Consultivo de Castilla-La Mancha, por lo que está lista para ser remitida a las Cortes autonómicas.

Tal y como ha expresado Fernández, Castilla-La Mancha está preparada para respetar la diversidad sexual. «Estamos obligados a proteger a estas personas», ha manifestado Fernández que ha agradecido a las organizaciones y entidades que han realizado sus aportaciones a esta ley, tras tener en cuenta más de 500 aportaciones.

Se trata de una ley «realista, bien trabajada y con memoria económica», lista para empezar a trabajar con ella «desde el primer momento».

Con esta norma se llegará a la treintena de leyes aprobadas a iniciativa del Gobierno regional y a final de año se habrá superado la cuarentena de normas, ha ensalzado la consejera portavoz.

PUNTOS CLAVE DE LA LEY

Como puntos clave de la norma, la Junta de Comunidades se personará ante los asesinatos por delitos vinculados a la LGTBIfobia, prohíbe taxativamente las terapias y pseudoterapias de aversión, contracondicionamiento y conversión, la mutilación intersexual genital en bebés -salvo que se requiera por causas médicas-.

Picazo de Nova / TurboSeguros

Recoge la despatologización de la transexualidad e incluye la posibilidad de poner en marcha recursos de acogida para personas que sufran discriminación por razones de identidad sexual.

La Ley se compone de 66 artículos, estructurados en un título preliminar, cinco títulos, cinco disposiciones adicionales, una disposición derogatoria y cinco disposiciones finales.

Semana de la Zarzuela de La Solana

Los principios rectores son la protección de los derechos humanos; la atención de las reivindicaciones históricas del colectivo LGTBI; garantizar la igualdad real y efectiva y la no discriminación y la perspectiva de género.

Tiene carácter integral y transversal, prevalece la atención respetuosa a la diversidad en los diferentes niveles del desarrollo, se fundamenta en la cooperación interadministrativa, no solamente por parte de la Junta Comunidades sino del resto de administraciones, contempla el deber de intervención ante la discriminación; da visibilidad a las personas que conforman el colectivo LGTBI en Castilla-La Mancha, siempre prevaleciendo el interés superior de la niñez.

Vinícola de Tomelloso

Los derechos recogidos son igualdad y no discriminación, libre desarrollo de la personalidad, integridad personal frente a la violencia, intimidad personal, familiar y propia imagen, la promoción de salud física, mental, emocional, sexual y reproductiva, así como a los recursos y resarcimientos efectivos y la reparación de derechos violados.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí