Durante los primeros siglos del cristianismo, el cual se desarrolló junto al florecimiento y posterior declive del Imperio Romano, los “padres de la iglesia” fueron adaptando sus fiestas a las muy arraigadas fiestas paganas del imperio, por eso quizá esa labor de proselitismo tuvo tanto éxito

La fiesta de San Valentín, mártir y obispo de Terni (199/273) se relaciona con la antigua festividad romana de los Lupercalia, que se celebraba el 15 de febrero en honor del dios Fauno, como protector de los rebaños, y que estaba ligada a la purificación de los campos y a los ritos de fecundidad.

Por su carácter licencioso, la fiesta fue suprimida por el papa Gelasio I en el 494, quien reprochaba a los cristianos el hecho de participar en esa fiesta. La Iglesia, entonces, en el intento de dar una pátina cristiana a esos ritos tan arraigados en la población, decidió anticiparla al 14 de febrero, atribuyendo al mártir de Terni la capacidad de proteger a los novios y a los enamorados en camino al matrimonio y a una unión bendecida con hijos.

Se cuenta que un día Valentín, oyendo discutir a dos novios que estaban pasando junto a su jardín, salió a su encuentro llevando como regalo una rosa roja, e invitándoles a hacer las paces. Las palabras tuvieron la fuerza de serenar a la pareja y, transcurrido algún tiempo, los novios volvieron donde Valentín pidiéndole su bendición para la boda y prometiéndose amor eterno. Cuando la población supo del hecho, comenzó la costumbre de regalarse rosas entre los enamorados y de dirigirse a Valentín para pedir su protección.

DO La Mancha

La figura del obispo de Terni también se asocia a los enfermos mentales con una historia que dice que el santo se encontró con un famoso orador, que era el padre de un niño epiléptico, el cual le pidió ayuda, y San Valentín fue capaz de salvar de la enfermedad mortal al niño. Sus poderes hicieron que toda la familia del enfermo se convirtiera al cristianismo, y por todo ello fue perseguido por las autoridades imperiales y decapitado en Roma un 14 de febrero. Sus seguidores llevaron el cuerpo hasta la actual ciudad de Terni, donde fue enterrado.

Pero en esto del santoral y la “martirología” suele haber mucha leyenda y bastante carencia de rigor histórico. Hay historiadores que dicen que había dos Valentines; Uno romano, y el otro el obispo de Terni, pues se hablaba de milagros hechos por el santo en las dos ciudades, aunque otros historiadores dicen que en realidad el obispo de Terni viajaba mucho a Roma, por lo que sería el mismo.

Antes del florecimiento de las numerosas leyendas que hicieron del él el símbolo de los enamorados, San Valentín, como lo demuestra el prototipo iconográfico que se extiende sobre todo por el norte de Italia, era venerado como patrono de los epilépticos. Aún hoy, en el Véneto, el patrón de Terni es invocado en los casos de epilepsia, por los enfermos psíquicos y los niños, y se le suele representar con un niño a sus pies.

Por otro lado está la historia de la «matanza del día de San Valentín»: En la fría mañana del 14 de febrero de 1929, en Chicago, el capo más importante de la mafia del momento, Al Capone, estaba a punto de eliminar el último estorbo que le quedaba para hacerse con el control de todo el crimen organizado de la ciudad. Cuatro de sus hombres, dos de ellos disfrazados de policía, se introdujeron en el garaje de la SMC-Cartage-Co., la empresa tapadera de su enemigo, el capo George Moran, y ametrallaron a siete miembros de su clan para huir a continuación en un coche de policía.

Vinícola de Tomelloso

También los historiadores han analizado algunos importantes hechos históricos ocurridos este día, y la mayoría tienen poco que ver con el Amor. Aparte de ser el escenario temporal de cruentas batallas y hechos bélicos, el día 14 de febrero de 1502, los Reyes Católicos promulgaron el decreto de expulsión o ejecución de todos los musulmanes del reino. También un 14 de febrero de 1349, en la ciudad de Estrasburgo, fueron quemados 2.000 judíos acusados de transmitir la peste negra, aunque en realidad las turbas que efectuaron tamaño linchamiento lo que querían era apoderarse de las riquezas de esos desgraciados.

¿Quizá el amor sea una enfermedad mental? Los científicos dicen que el amor es una reacción química en nuestro sistema neurológico que produce endorfinas, unos péptidos (proteínas pequeñas) que se unen con los receptores de los opioides del sistema nervioso central. Una endorfina es un tipo de neurotransmisor, por lo tanto la sensación de estar enamorado se asemeja al placentero efecto de ciertas drogas. Lo cierto es que el desamor, y las rupturas sentimentales, suelen producir algunos desequilibrios psicológicos, que en muchos casos conducen a tristes episodios de violencia

Seguros Soliss

Por lo tanto el 14 de Febrero se celebra el Amor, la Epilepsia, y los ajustes de cuentas violentos, aunque muchas parejas celebran que siguen juntos sin saber muy bien el porqué, o quizá en su inconsciente tengan claro que hay que seguir intentando amar antes que llegar a la violencia.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí