La Comisión de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de las Cortes de Castilla-La Mancha ha configurado el Informe sobre el Proyecto de Ley de la Viña y del Vino de la región tras un debate en el que el PSOE ha admitido solo una de las 28 enmiendas presentadas por PP y Cs -dando luz verde con su mayoría a sus dos propias enmiendas-, de manera que no se asegura todavía que los dos grupos de la oposición vayan a dar el sí quiero a la norma en su discusión parlamentaria final.

«Las enmiendas rechazadas no son porque no nos gusten. Estamos de acuerdo con muchos de sus razonamientos, pero no se pueden aprobar. O ya están recogidas en la ley y sería redundar, o no tienen fundamento jurídico o no son objetos de esta ley», ha explicado la diputada del PSOE Joaquina Saiz para argumentar el ‘no’ a las propuestas enunciadas por la oposición.

Tanto PP como Cs, de su lado, defendían sus enmiendas escudándose en que mejoraban en texto y «defendían el sector», pero la mayoría del PSOE ha terminado por tumbar gran parte de los matices que pretendían introducir.

El PSOE ha propuesto transar una de las enmiendas de Ciudadanos, pero ante la negativa de la formación naranja a admitir cambios ha quedado finalmente rechazada.

CS ENMIENDA AUNQUE VE LA LEY «CON BUENOS OJOS»

Por parte del Grupo Parlamentario Ciudadanos, Elena Jaime, que ha intervenido de forma telemática por tener problemas de salud, ha desgranado las 17 enmiendas presentadas por su partido al dictamen de la ley.

Tal y como ha explicado, ve con buenos ojos este proyecto legislativo como «una herramienta útil», y sus enmiendas «solo quieren mejorarla y adaptarla de la mejor forma posible a los avances del sector».

Así, ha explicado sus aportaciones, que pretendían concretar criterios sobre tamaño de explotaciones, corregir erratas en la redacción, añadir el concepto de modernización en algunos aspectos.

También planteaba vigilar las explotaciones, su producción y la graduación de las uvas; añadir matices sobre el personal inspector para que sean funcionarios los que ejerzan ese cargo; o que los vinos ecológicos de la región tengan una marca diferenciada.

Del mismo modo, la idea de Cs era que las uvas de la región tuvieran un apartado propio; avanzar en digitalización para garantizar la trazabilidad; o controlar el fraude incrementando la exigencia de documentación para producto de fuera de la región; así como modificar el régimen sancionador en cuanto a sanciones graves.

PP PRESENTA 11 MEDIDAS «CONSENSUADAS CON EL SECTOR»

Por parte del Grupo Popular, Emilio Bravo ha sido el encargado de presentar las 11 propuestas elaboradas por su bancada, defendiendo que todas ellas «han sido consensuadas por el sector» y con las cuales se pretende «clarificar, controlar la trazabilidad y perseguir conductas fraudulentas que perjudican a las viñas y al vino».

Entre ellas, proponían automatizar el registro de la cantidad de uva que llegue a las bodegas para tener claro qué aportan los productores; que el Comité Regional Vitivinícola garantice que las decisiones que se adopten sean asumibles y cumplibles; o incorporar medidas para controlar, defender y asegurar «un precio adecuado para la uva».

Prohibir la entrada en el sistema de vino de subproductos derivados del mismo, prohibir el alcohol de origen no vínico, controlar la función de las denominaciones de origen, conseguir trazabilidad de todos los datos excluyendo el control a terceros o garantizar que en todos los registros se especifique toda la información están dentro de las ideas presentadas por el PP.

Según Bravo, todas estas enmiendas «tienen una única finalidad», que es «defender al sector tanto en la calidad de los vinos así como en el precio de la uva», y que el consumidor «sepa en todo momento qué está comprando».

Por contra, ha querido criticar la postura del Gobierno regional, que «no ha tenido en cuenta la inmensa mayoría de las alegaciones del sector».

PSOE PLANTEA DOS ENMIENDAS TÉCNICAS

Joaquina Saiz, del Grupo Parlamentario Socialista, ha apuntado de su lado los matices que su partido quiere introducir al texto elaborado por el Gobierno, asegurando que la ley, en todo caso, «es necesaria y está consensuada», y deseando por tanto que salga adelante «por unanimidad».

Han sido en total dos enmiendas las diseñadas por los socialistas, de carácter muy técnico y formal para pequeños matices de redacción del texto final del proyecto legislativo para subsanar «errores».

En su primera intervención, ha considerado que viendo las enmiendas de los otros dos grupos, no le queda ninguna duda de que se conseguirá la unanimidad a la hora de votar.

De las 28 enmiendas de la oposición, el PSOE «está de acuerdo en la esencia» y se va a trabajar para aprobar el máximo número, si bien «muchas de ellas no se pueden apoyar no porque no gusten, sino porque o ya están recogidas o van contra la ley».

«Algunas no se pueden votar a favor porque en términos jurídicos no se pueden apoyar», ha dicho sobre dos enmiendas de Cs y tres más del PP, las que versan sobre «la digitalización del sector».

MERCADEO DE ENMIENDAS

Emilio Bravo ha avanzado que el PP apoyaría una de las dos enmiendas del PSOE, por lo que ha planteado a los socialistas que hagan lo mismo y apoyen al menos el 50% de las propuestas ‘populares’. «Señor Bravo, no puedo aprobarle las enmiendas al peso, vamos a ser serios», le ha contestado Joaquina Saiz.

La parlamentaria, que ha ejercido la Portavocía del grupo que con su mayoría tenía la capacidad de decidir, ha enumerado sus razones para rechazar o aceptar las propuestas de la oposición.

Tras proponer transar una de las enmiendas de Cs, ha justificado el rechazo al resto de sus propuestas.

Se han incluido, en todo caso, «las enmiendas que aportan a la ley» para que el texto sea «moderno, efectivo y sirva como revulsivo» para el sector.

VOTACIONES

De las dos enmiendas presentadas por el PSOE, una de ellas ha salido adelante por unanimidad, mientras que la otra ha contado con la abstención de la oposición.

De las 17 de Cs, solo una ha recabado la unanimidad de los siete votos de la Comisión; diez solo han recibido su propio apoyo; cuatro han sumado el voto del PP pese a quedarse en el camino; y dos más han tenido enfrente la abstención del PP y el rechazo de PSOE.

Por último, el PP ha cosechado el voto en contra del PSOE en sus 11 enmiendas, mientras que Cs le ha apoyado cinco, se ha abstenido en una y ha sumado su rechazo a las otras tres.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí