La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha reclamado el cese del director general de Atención Primaria del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), Julio Cuevas Morales, pues desde su incorporación el pasado mes de octubre, «no ha aportado mejoras ni soluciones a los problemas que afectan a la primera línea asistencial de la región». «Es más, la situación, a pesar de remitir la sexta ola de la pandemia de coronavirus, se ha agudizado en los últimos meses».

El sindicato ha indicado que hasta en tres ocasiones ha intentado CSIF mantener una reunión con Cuevas Morales para ofrecer soluciones, pero «se ha negado soslayando a una parte muy importante de la representación de la plantilla orgánica del Sescam, dejando a un lado de esta forma reivindicaciones que mejorarían la calidad asistencial a la ciudadanía».

Entre los puntos por los que CSIF reclama su cese se encuentra la falta de profesionales en todas las categorías. «De hecho, el Sescam les abre las puertas para marcharse a otros servicios de salud con mejores condiciones y derechos laborales», ha denunciado el sindicato en nota de prensa.

En el último proceso selectivo, finalizado en octubre, CSIF señala que «dejó 106 plazas desiertas de Médico de Familia; inconcebible teniendo en cuenta el déficit de esta categoría y que en la próxima década su jubilará cerca del 40% de facultativos».

Esta «grave carencia de efectivos» provoca que los trabajadores «se encuentren al límite, una sobrecarga que satura todo el sistema, tal y como ha quedado evidenciado con las largas colas a las puertas de los centros de salud», lamenta CSIF.

Enumeran «listas de espera de citación de hasta dos semanas, agendas interminables (sobrepasan de media los 60 pacientes al día de manera habitual), médicos de familia reconvertidos en personal de gestión administrativa en la elaboración de partes de alta y baja laboral por incapacidad temporal, pacientes que acuden sin cita previa con problemas de salud, bajas del personal sanitario por agotamiento o COVID persistente»

Además, desde CSIF se ha reclamado la dotación de al menos un vigilante de seguridad en cada centro de salud como medida de prevención frente a las agresiones y amenazas, las cuales se han visto incrementadas desde el inicio de la pandemia de coronavirus. «Se trata de un problema de primer orden al que el Sescam continúa sin dar solución».

Lamentan además que no se está desarrollado el proceso de movilidad interna entre los trabajadores de Atención Primaria «a pesar de haber sido aprobado en enero de 2020; no se han convocado todas las plazas vacantes en el último concurso de traslados externos y tampoco se ha realizado la adecuación retributiva a los nuevos contratos de enfermería especialista en Familiar y Comunitaria».

Tampoco se ha llevado a cabo la adecuación retributiva de los profesionales de Enfermería Familiar y Comunitaria (EFyC) y la creación de plazas de esta especialidad en la plantilla orgánica, han remarcado desde el sindicato. «Al prestar sus servicios en plazas de enfermero generalista, a las que optan si desean continuar en el ámbito de Atención Primaria aun habiendo desempeñado sus funciones en categoría diferente (especialista en EFyC), se produce una discriminación que provoca una merma salarial y de puntuación».




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí