El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha aprovechado su intervención durante el acto institucional por el Día de la Región para poner en valor la figura de sus antecesores en el cargo, José Bono y José María Barreda, y de su propio papel, como políticos que han abanderado el regionalismo en la Comunidad Autónoma más allá de los intereses de partido.

En una alocución donde ha sacado pecho por la evolución de los 40 años de Estatuto de Autonomía, ha hablado de cuatro décadas de «éxito conjunto, con más luces que sombras», algo que ha achacado a que «desde el primer momento» los gobernantes del PSOE han tenido claro «cuál era la prioridad».

«Bono, Barreda y yo, podemos decir que si nos dan a elegir entre los intereses del partido que nos coloca o la sociedad que nos da su confianza, lo tenemos claro. Castilla-La Mancha, siempre Castilla-La Mancha. Esta es la clave», ha asegurado.

En este punto se ha acordado de «gente que se presenta a las elecciones para cargarse las autonomías, el colmo de las contradicciones»; mientras que figuras como los expresidentes socialistas han conseguido «desterrar el odio social».

«Ese es el enorme cambio que supone estar en un partido y anteponer los intereses de la región, de tu sociedad, de tu pueblo, a todo lo demás», ha reivindicado el líder del Ejecutivo autonómico.

LA «LUCHA» DE PUERTOLLANO

García-Page ha tenido palabras para Puertollano, escenario de la gala, sobre la que ha dicho que lucha «como siempre ha luchado» por su futuro. Ha rememorado cómo «ha estado presente en todas las batallas de la energía», y ahora «lidera en España la nueva energía, aquella que va a generar los puestos de trabajo del futuro».

Por ello, ya que en próximos días se conocerá una noticia «muy importante en términos económicos y de inversión», ha querido empatizar con una población que «ha sufrido las crisis como nadie pero que se ha especializado en superarlas».

Dirigiéndose al presidente de las Cortes, Pablo Bellido, ha hecho una pequeña alusión a Vox y Podemos, ausentes en el acto. «Si quieren hacer región, este es el sitio, desde el respeto», ha indicado antes de saludar expresamente a Partido Popular y Ciudadanos, encabezados por sus líderes, Paco Núñez y Carmen Picazo.

Eso sí, también se ha acordado en su ausencia de su antecesora en el cargo, María Dolores de Cospedal, aunque sin citarla, pero sí «agradeciendo la presencia a los dos expresidentes» que sí han estado en el acto, José Bono y José María Barreda.

Ha agradecido, igualmente, la presencia de la Mesa de las Cortes, la de autoridades militares y de Fuerzas y Seguridad del Estado. «Si eso va bien, es muy difícil que el país, que cualquier país, se asome a un precipicio».

Ha sacado pecho por el «gran equipo» que le acompaña en la gestión del Gobierno y por la «seña de identidad» de la clase política de la región.

REIVINDICA EL ESTATUTO Y LOS 40 AÑOS DE AVANCES

Así, entiende que hoy la ciudadanía «sabe que se decide mucho en la Comunidad Autónoma», con un crecimiento presupuestario en 40 años que ha colocado las cuentas en un gasto de 13.000 millones de euros al año.

Por ello, ha pedido pensar en «40 años de avance que han tenido consecuencias» como la universidad regional y la presencia de la Universidad de Alcalá en la Comunidad Autónoma.

Aquí se ha dirigido a los dos rectores de ambas instituciones académicas para decirles que, ahora que «hay que rematar el producto de la inteligencia», hay que evitar que el talento se vaya de la región.

Como, a su juicio demuestra, el hecho de que este mismo miércoles se vaya a certificar el contrato-programa con la UCLM para permitir que «la verdadera industria de la región, la de la inteligencia», apuntale su futuro.

Ha recordado cómo en Castilla-La Mancha hubo una legislación pionera contra la violencia machista, pese a lo que se ha acordado del último crimen sufrido en la región, esta misma semana en Tomelloso.

Por ello, ha recordado que en pocos meses se dará luz verde a la estrategia ya anunciada de contar con centros para cuidar íntegramente a todas las víctimas de agresión sexual en todas las capitales de provincia.

«SIEMPRE APOSTAREMOS POR ACUERDOS»

García-Page ha defendido que Castilla-La Mancha siempre será una tierra que «apostará por acuerdos» más allá del «ruido» y aunque «se peguen en el Congreso», ya que «siempre hay hueco para acuerdos útiles».

Una tierra que, aunque ahora lucha contra la despoblación, «ha crecido en 400.000 habitantes» desde el Estatuto y consiguió «frenar la emigración» tras un millón de salidas.

El presupuesto de la región «ha pasado de cuatro perrillas a 12.700 millones de euros»; casi la mitad de la economía «está hoy vinculada a la exportación»; ha crecido la esperanza de vida; se ha multiplicado por tres el número de médicos colegiados; y se ha aumentado en 11.000 personas la plantilla de sanitarios en la región. «Creo que no hay ninguna comunidad autónoma que haya dado este salto», ha exhibido García-Page.

También el campo de Castilla-La Mancha ha evolucionado en estos 40 años, ya que según García-Page ha crecido la renta y ha aumentado la exportación de productos agrarios; al tiempo que el sector educativo también crece, «con muchos más docentes por cada alumno», con 403.000 alumnos.

Hay seis veces más universitarios en la región; también se multiplica por seis las tituladas universitarias; hay 1.800 kilómetros de autovía; 670 kilómetros de alta velocidad 30 años después de que desembarcara en Ciudad Real; y «en muy pocos años llegará a Talavera de la Reina» para rematar la conexión entre todas las grandes ciudades de la región.

«Pero todo lo que hemos crecido, lo que hemos trabajado, tiene que redundar en nuestra ciudadanía», ha dicho García-Page, que ha apuntado que el 40% de la población castellanomanchega «no conocía el mar» en 1982.

La ayuda a domicilio tampoco existía en aquella época; la superficie protegida era «ninguna»; y se ha conformado una región líder en la generación de energía renovable.

«Hoy tenemos una cosa que no teníamos entonces, que es autoestima colectiva. Hemos decidido que una parte de las cosas que nos tiene que pasar es que todo pase por nosotros, y no de nosotros», ha dicho antes de abrir la página de la autocrítica, «que también es buena si se hace para mejorar, no para destruir».

CONTRIBUIR A QUE ESPAÑA VAYA MEJOR

García-Page se ha preguntado «cómo se puede contribuir a que España vaya mejor», dando la respuesta de que se conseguirá «haciendo que le vaya bien a Castilla-La Mancha», algo que «reforzará la capacidad de un país que no tendrá que discutir lo que es».

Aquí ha avisado de que, por Constitución, «nadie tiene privilegios», criticando expresamente a las regiones que «han usado banderas para echárselas unos a otros». «Pero aquí somos gente sencilla».

En este punto se ha dirigido a los premiados con motivo de este acto institucional, a quienes ha agradecido su trabajo. «Nos vais a ayudar a alumbrar el camino», ha dicho antes de hacer extensiva la felicitación a todos los habitantes de la Comunidad Autónoma.




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí