El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha reconocido que no le sorprende que Unidas Podemos rechace una intervención de España, dentro de la OTAN, en el conflicto que enfrenta a Rusia y Ucrania y ha explicado que «nadie quiere la guerra», pero ha insistido en que «lo último que puede permitirse España es saltarse los compromisos internacionales».

Así se ha pronunciado García-Page este viernes a preguntas de los medios tras la inauguración de la Ciudad de la Justicia de Albacete, después de que distintos integrantes de Unidas Podemos hayan mostrado su oposición a un despliegue militar español con motivo de este conflicto y que, por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, haya añadido que «si el diálogo no da sus frutos España estará junto a sus socios europeos y los de la OTAN en la disuasión».

El presidente regional ha hecho hincapié en que España es «un país serio» que forma parte de la OTAN «por votación de los españoles» y ha asegurado que «todos los esfuerzos van destinados a que no haya disparos ni uso de la fuerza».

«Pero no nos vamos a engañar, lo que tiene que haber es una posición más unánime en la Alianza Atlántica. Si España un día no quiere cumplir con una norma que hemos aceptado los españoles, lo que tiene que hacer es salirse», ha continuado, una opción que cree que «no haya nadie que se plantee ahora mismo».




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí