La portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, considera que la próxima primavera podría eliminarse la obligación de llevar mascarilla en exteriores, siempre y cuando la situación epidemiológica lo permita y sea una decisión consensuada en el Consejo Interterritorial de Salud.

Fernández, durante su comparecencia para informar sobre los acuerdos del Consejo de Gobierno, ha respondido a preguntas de los periodistas sobre la reunión de esta tarde del Ministerio de Sanidad y los responsables de las comunidades autónomas, donde se podría abrir el debate del uso de la mascarilla en la calle tan solo un día después de que el Congreso diera el visto bueno al decreto ley que contempla la obligatoriedad de su uso en el exterior.

La consejera ha manifestado que, para la primavera, con distancia de seguridad entre personas y con prudencia, sería «razonable esa eliminación» condicionada en todo caso a la evolución de la pandemia de coronavirus y con el consenso de todo el territorio nacional, incluso, ha ido más allá y ha adelantado que para carnaval o Semana Santa podría haber una decisión tomada en ese sentido.

Ha afirmado que la situación de la pandemia en Castilla-La Mancha es de estabilización a la baja, puesto que se están contabilizando menos contagios y desciende la incidencia acumulada, así como los ingresos hospitalarios se encuentran por debajo de la media nacional.

Para la consejera portavoz, ahora que se va reduciendo la incidencia acumulada, es momento de poner el foco en la enfermedad, no en el contagio, para que los servicios sanitarios puedan tratar también otras enfermedades.

En la región hay hospitalizados 557 pacientes covid, un tercio de ellos con covid no por covid, ha precisado, y 53 en la UCI.

Picazo de Nova / TurboSeguros

Fernández ha recordado que en la comunidad se van a prorrogar al menos hasta agosto los contratos de los 4.600 profesionales sanitarios de refuerzo. 




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí