El Teatro Palenque de Talavera de la Reina ha sido el escenario de una nueva edición del acto institucional del Día de la Mujer del Gobierno de Castilla-La Mancha, una cita que ha estado marcada por el recuerdo a Isabel, última víctima de violencia machista en la región que perdió la vida a manos de su expareja la pasada semana cuando llegaba a su centro de trabajo en la localidad de Maqueda.

Este acto, amenizado en las pausas por la cantante María Sánchez y que se celebra a 24 horas del Día Internacional de la Mujer para no solapar lo institucional con lo reivindicativo de las manifestaciones previstas para este martes, ha servido para reconocer la labor de la exvicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo por su trayectoria feminista; a Cooperativas-Agroalimentarias por su apuesta por la integración de la mujer al mundo cooperativista de la región; y al Centro de la Mujer de Manzanares, distinguido por una exposición pionera que ha girado por otros centros de la Comunidad Autónoma.

También la ganadera Alba Marchante, de Herencia (Ciudad Real); la presidenta de la Asociación de Mujeres Afectadas de Cáncer de Mama y Ginecológico de Albacete, María Llanos Sánchez; la piloto de rallyes conquense Mónica Plaza; las guadalajareñas Elvira Ongil y Adela Burgos, responsables de Contrapicado Films; e Isabel Fernández, deportista paralímpica.

«Mujeres excepcionales, porque han conseguido logros que son excepcionales», ha asegurado la consejera de Igualdad del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández. María Llanos, por su labor al frente de AMAC; Mónica por estar en un mundo «muy masculinizado» demostrando el poder de la mujer; Isabel, por su espíritu de superación; Alba por «sacar adelante su explotación ganadera con todas las ganas del mundo; y Elvira y Adela por conseguir con sus cortos «allanar conciencias y trabajar contra la violencia de género».

Aunque son «excepcionales», no son mujeres «extraordinarias». «Ellas son el ejemplo de que con tesón, se puede conseguir», ha ensalzadola titular regional de Igualdad.

Fernández ha hecho referencia también al papel de Ángel Villafranca y Cooperativas Agro-alimentarias, así como su apoyo para sacar adelante el Estatuto de la Mujer Rural, una documento «clave» que en forma de ley vino a «apostar por las mujeres del medio rural».

«UN CAMINO IMPARABLE»

Fernández ha hecho referencia al inicio de su intervención a lo que considera un «camino imparable» hacia, por fin, la igualdad real. De ahí que haya sacado pecho por extremos como que la brecha salarial en la región presenta mejores datos que la media nacional; que una de cada cuatro investigadoras en la región se ha incorporado desde que el PSOE gobierna; o por las ayudas al alquiler a mujeres víctimas de violencia machista, ejemplos que ha utilizado para poner en valor el trabajo transversal de todo el Gobierno de Castilla-La Mancha.

Con todo, no ha olvidado que las mujeres, aunque su papel ha mejorado mucho, siguen siendo «una minoría» en todos los campos.

Por ello, ha pedido a las mujeres –y al conjunto de la sociedad– que «sigan abonando el terreno» para que la lucha feminista pueda seguir avanzando en los próximos años.

La violencia contra la mujer se experimenta en todos los ámbitos, y Fernández ha querido poner el foco en el conflicto armado de Ucrania, reparando en que también esta violencia se utiliza como «arma de guerra» en estos casos.

LUCHAR POR EL «GERMEN DE LA IGUALDAD»

En el acto también ha intervenido el presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, que ha arrancado mencionado a «todas las personas que están sufriendo la invasión de Putin, a todas las víctimas, hombres y mujeres, que están sufriendo violencia extrema».

Y es que Gutiérrez, además de mostrar su rechazo a este guerra que está concertando la repulsa de la comunidad internacional, ha puesto a la Diputación de Toledo a disposición del Gobierno de España y de Castilla-La Mancha a la hora de colaborar en la atención a refugiados ucranianos.

También ha verbalizado su repulsa ante los últimos asesinatos machistas, uno de ellos ocurrido en la localidad toledana de Maqueda, ocurridos «en estos días en los que se exige igualdad, herramienta fundamental para acabar con la intolerable violencia contra las mujeres».

«Este 8 de Marzo se reivindica que la lucha no ha terminado, que hay que seguir sumando las voluntades de hombres y mujeres para derribar barreras, para que las mujeres ocupen el papel que elijan en igualdad», ha dicho el presidente de la Institución provincial de Toledo que, pese admitir que el actual es el momento en que las relaciones entre hombres y mujeres son más igualitarias, ha insistido en la necesidad de «seguir avanzando codo a codo en esta carrera de fondo».

Gutiérrez ha terminado reconociendo a «esas mujeres de ayer que empezaron a cambiar el mundo» y ha dicho que es necesario «ser dignos herederos de su lucha y dejar un mundo más justo e igualitario», a fin de «seguir defendiendo el germen más justo, el de la igualdad».

TITA GARCÍA ENSALZA A LAS ‘SUPER WOMEN’ «CON COMPLEJO DE MALA MADRE»

La alcaldesa de Talavera de la Reina, Tita García Élez, anfitriona del acto, ha sido la primera autoridad en tomar la palabra en el acto, arrancado su discurso con una felicitación a todas las premiadas, al tiempo que ha recordado el último asesinato machista ocurrido en la región la semana pasada en la cercana localidad de Maqueda.

Sobre el lema de este acto, ‘De igual a igual’, ha dicho que representa lo que tiene que significar la lucha feminista, en un contexto en que las mujeres deben de seguir luchando por la igualdad en todos los ámbitos.

«Queremos mirarnos de igual a igual con la otra mitad de la población», ha dicho García Élez, que si bien ha dicho que el hecho de ser mujer nunca le ha puesto en desventaja, ha admitido ser consciente de que sus compañeras en su situación son casi unas privilegiadas.

La historia está «llena de ejemplos» de mujeres que no han vivido en igualdad, citando extremos como el de J. K. Rowling –autora de Harry Potter–, a la que la editorial recomendó firmar su obra con iniciales para parecer un hombre, pues consideraba que una mujer no sería capaz de ser superventas.

Ha abundado en ejemplos de mujeres cotidianas que «tienen que actuar como ‘super women’ y con complejo de mala madre», haciendo «malabares» para conciliar y sacar a una familia adelante.

Aunque «se han hecho avances», quedarse en estos avances puede derivar «en conformismo», pero realmente «queda mucho por hacer».




DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí